sábado, 19 de octubre de 2013

HISTORIA Y ANTECEDENTES


Empecé a escribir de forma manual, utilizando lápiz y papel a finales de la adolescencia, pero tras incorporarme a mi primer trabajo y realizar un curso de informática, no tardé en comprarme mi primer ordenador. Desde entonces, este es el medio que utilizo. Al principio aún tomaba notas en papel, pero ahora ya empleo el móvil para escribirlas “donde la inspiración aparece” y poder volcarlas fácilmente al ordenador. Me ahorro el trabajo de escribir estas notas dos veces.
Tras finalizar mis estudios, empecé trabajando con mi padre en una empresa de fabricación de máquinas para el reciclaje. No tenía nada que ver con lo que había estudiado, pero empecé siguiendo los pasos de mi progenitor. Allí dediqué casi siete años de mi vida, en el que adquirí grandes habilidades y destrezas manuales, trabajando de sol a sol.
Entre otras materias como plásticos y metales, el principal uso de la maquinaria era destinado al reciclaje de papel y cartón, así que por mi parte, siguiendo ciertas leyes del equilibrio natural, puedo anotar que podría permitirme lanzar toneladas y toneladas de papel con mis escritos, porque previamente ya he contribuido a su reciclaje. Pocos escritores creo que hayan hecho esto.
Con el tiempo decidí que también era importante vivir una vida más allá del trabajo y reduje mi jornada quitando horas extras. Así, transcurridos unos años en este trabajo, pude compaginarlo con actividades de voluntariado en diferentes ONGs. Empezó a decantarse en mí una inclinación hacia los temas sociales.
Desarrollé actividades con ancianos, niños, inmigrantes y con el tiempo encontré un trabajo atendiendo a personas con problemas de adicciones. Dirigí departamentos de juventud, programas de alimentos, creé escuelas de verano, campamentos de fin de semana, fui adquiriendo formación social e incluso dando cursos de formación relacionados con las líneas de acción de una conocida ONG.
La escritura fue más o menos constante, con algunos períodos de abandono, pero una vez tras otra seguí con ello. Era una forma de plasmar mis observaciones, mis pensamientos, mis inquietudes… Inicialmente participé en concursos literarios, pero sin poner demasiado énfasis. Llegué a contactar con alguna editorial y presentar mis escritos, pero tras hallar pocas respuestas y esperanzas, dejé de insistir y continué por mi cuenta con algunas publicaciones en periódicos locales y revistas relacionadas con temas sociales.
Poco después un amigo me pidió que le enseñase a crear una bitácora y aprendiendo para enseñarle, me abrí al campo de la publicación electrónica en la red. Desde entonces este ha sido mi principal medio de difusión.
Con el paso del tiempo, conocí algunos portales que permitían la autoedición en papel y en libro electrónico. Me pareció una interesante oportunidad bastante acorde con los tiempos que corren, porque además otra de mis aficiones son el descubrimiento y manejo de las nuevas tecnologías en cuanto a dispositivos electrónicos se refiere.
Estas son aficiones acordes con mi carácter que me permiten volcar la tormenta de pensamientos que rondan por mi activa mente, que no para de analizarme a mí mismo, mis comportamientos y actitudes en interacción con los demás. Me gustan las personas, aunque las hay de todas clases y a algunas… Pero bueno. No soy especialmente sociable, pero desde la distancia escucho y observo a los demás y a mí mismo con un punto de vista muy abierto y a su vez minucioso, que no para de buscar el porqué de estos comportamientos, pensamientos y creencias humanas.
De ahí, creo artículos de opinión, relatos y en los últimos años, incluso alguna novela. Es precisamente este último género literario en el que me siento más a gusto y puedo ahondar en todas estas cuestiones humanas, siempre buscando aportar un poco de luz o una visión diferente para todas aquellas personas que quieran, necesiten o crean que pueden cambiar y mejorar su vida.
Naturalmente esto se hace desde un punto de vista personal, humano, no psicológico, científico o espiritual, aunque la espiritualidad y la trascendencia de la esencia humana también son cuestiones de mi interés.
Así, por el momento, los principales temas presentes en mis escritos son la vida, la muerte, las relaciones personales, la sexualidad, las relaciones de pareja, las creencias religiosas, la educación, el trabajo, el medio ambiente, los problemas sociales y otros aspectos relacionados con la esencia humana en su lado más oscuro, como la indiferencia, el egoísmo, la pereza, la mentira, la avaricia, la envidia…

No hay comentarios :

Publicar un comentario

© Daniel Balaguer