lunes, 25 de noviembre de 2013

MIS LIMITACIONES


  • No soy una persona muy conocida y tampoco hago esfuerzos por darme a conocer, ni encuentro particular aliciente por promoverme en las llamadas redes sociales.
  • No puedo permitirme invertir dinero maquetando o revisando el libro con un editor profesional.
  • Tampoco conozco a personas vinculadas al mundo editorial.
  • Dispongo de pequeños espacios de tiempo para poder escribir, o bien de madrugada o adentrada ya la noche y no siempre me quedan ganas tras la actividad diaria.
  • Estoy solo y sin apoyo de ningún tipo en esta tarea.
  • Me suelo distraer con facilidad ante otras ocupaciones relacionadas con las nuevas tecnologías, programas, reparaciones de ordenadores, trabajos informáticos por encargo…
  • No pongo interés en participar en diferentes concursos literarios ni en volver a intentar acercarme a las editoriales.
  • No suelo disponer de muchos alicientes que me lleven a sacar mayor rendimiento literario.
  • En esta labor no tengo a quien rendirle cuentas, ni obtengo beneficio, ni tampoco resulta mi medio de vida, es por ello que me falta cierto empuje.
  • También soy bastante tímido e introvertido, situación que aunque a veces haya conseguido disimular o vencer, sigue limitando bastante mi trato con los demás.
  • Aunque resulto una persona que si me conocen soy asequible, sencilla, alguien capaz de darlo todo por los amigos, la primera impresión que causo es de persona sumamente seria e inaccesible.
  • Soy apasionado en lo que hago y en temas que domino, mis pensamientos, la gente y los nervios me aceleran, provocando que hable demasiado deprisa, cosa que tampoco me favorece ante mis dificultades para pronunciar la “r”.
  • Tengo un carácter temperamental que, junto con los nervios, a veces no dan la mejor imagen de mí.
  • No soy una persona que destaque por su valentía, ni carácter arriesgado o emprendedor. Prefiero ir a lo seguro.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

© Daniel Balaguer