martes, 30 de junio de 2015

EL LENGUAJE

En mis escritos no pretendo hacer alarde de ser una persona culta e intelectual, porque en realidad no lo soy. Tampoco busco que se ponga de manifiesto el buen uso o dominio de un determinado lenguaje que me haga quedar como culto o un erudito que tiene más razón que otra persona que se exprese peor o que haga más relevante la posible ignorancia de quienes no saben hacerlo mejor.
Así pues, con la mayor corrección que me resulta posible, intento siempre elegir las palabras más próximas al uso coloquial, a las que realmente utilizamos en la calle, en nuestro lenguaje oral, porque creo que así es más fácil llegar a la gente o conseguir ser entendido, labor que no siempre resulta fácil. A día de hoy, sigue siendo prácticamente un misterio llegar a expresarse bien y a comprenderse los unos a los otros, sin malas interpretaciones. ¡Como para querer complicarlo!
El lenguaje es lo que nos diferencia de los animales. Es tal su poder que nos permite cambiar el entorno sin mover más músculo que la lengua. Con lanzar una idea, hacer una petición o dar una orden, podemos lograr que se haga una determinada acción. Eso sí, siempre dependerá de cómo sea la relación entre las personas que se comunican, porque después entran en juego factores culturales, creencias, intereses o estados emocionales propios y tenemos como resultado que cada cual puede coger uno u otro mensaje.
He de decir que se me da mejor escribir en castellano, o al menos eso creo, aunque a veces el uso de otra lengua como el valenciano y las traducciones entre una y otra también me juegan malas pasadas, pero con la práctica también creo que voy mejorando en el uso del valenciano, que al fin y al cabo es la lengua que más utilizo en mi entorno cotidiano y familiar, con la que también me siento cómodo. De lo que he dejado a leer en esta lengua, he de decir que incluso gente de mi entorno que no habla ni lee en valenciano ha sido capaz de entender lo que les he pasado. Eso para mí ya constituye todo un importante logro.
También he recibido reproches por escribir en valenciano, porque otras personas no han sido capaces de entenderlo. Igualmente podría trasladarse a las personas que hablan chino, inglés y cualquier otro de los cientos de idiomas que pueblan el planeta. No me es posible abarcar tanto. Así pues, en la medida que me sea posible, trataré de hacerlo también en castellano, aunque las traducciones también comportan un esfuerzo adicional y conllevan un tiempo que a veces no tengo. Por el momento mi último trabajo está en valenciano y en castellano y mi anterior novela “Estima para tres”, escrita en valenciano, también cuenta con su correspondiente traducción al castellano con la obra “Cama para tres”, que ha sufrido un pequeño cambio únicamente en el título para hacerla “más atractiva” o comercial.
LEER MÁS...

sábado, 27 de junio de 2015

FINALISTA

Este es el montaje original de la portada de mi última novela (EL JUEGO), que presenté a la 21 edición del concurso de Literatura Erótica la Vall d'Albaida.
Como era de esperar, una vez más las ilusiones y los nervios del acto donde el jurado daba a conocer el veredicto sobre las obras presentadas al concurso han sido en vano. No puedo negar que un poco de decepción me he llevado, pero no es nada del otro mundo que pueda venirme de nuevo. Me resulta muy emocionante estar ahí, sintiendo el palpitar del corazón nervioso, pensando que quizá esta vez el jurado pueda estar de mi parte y elegir uno de mis cuatro trabajos presentados a lo largo de diferentes convocatorias. Pero ¿y si hubiese sido yo el afortunado? Seguramente los nervios me habrían jugado una mala pasada, además del hecho que me sentía completamente fuera de lugar, en un entorno lleno de autoridades, políticos, intelectuales… Donde yo no conocía a nadie.
He de decir que esta vez he dudado mucho de mi trabajo y que este pudiese obtener el prestigio que otorga un galardón como este, aunque una cosa es cierta: es una novela muy diferente y original. Se trata de una historia con dos narradores. Hay capítulos que los cuenta un hombre y otros los narra una mujer. Pero esto no es todo. Hasta el momento todas las obras presentadas hablan generalmente de lo bien que se lo montan los protagonistas del libro en tema de sexualidad. En cambio, en mi novela yo doy las herramientas para que sean los lectores los verdaderos protagonistas y puedan crear sus propias historias, en las que además, hacer partícipes a otras personas. Pero la apuesta era arriesgada porque la segunda parte contiene las bases de un juego de pareja y quizá pueda resultar un poco densa, aunque si la quitamos, igualmente tenemos las páginas mínimas que se pedían en el concurso. Así puedo decir que los miembros del jurado realmente pueden haber leído dos libros: una novela erótica y un libro del reglamento de un particular juego erótico de pareja. Pero además, os puedo decir que entre las telarañas del lenguaje, hay un tercer libro escondido que os voy a retar a descubrir.
Ver que el premio se lo lleva otro se convierte en un acto que requiere de mi humildad y paciencia. ¡Otra vez será! ¡No dejes de intentarlo! Me dicen algunos para alimentar mis esperanzas. Desde luego, a cabezón no hay quien me gane. Puedo decir que este concurso ha sido el motor que ha alimentado mis primeras novelas. Ya van cuatro, aunque realmente la primera acabó convirtiéndose en la segunda, pero aún tengo otra en la retaguardia, con lo cual igualmente acaban siendo cuatro.
Quizá sería momento de pasar página y probar mejor suerte lanzándome a otro género que no sea la literatura erótica, pero he disfrutado mucho con esta temática, puesto que el sexo suscita un gran interés y llena una parte importante de mi vida. Aún no tengo claro si cambiar de temática.
Así pues, he tomado la decisión de seguir un camino diferente. Si hubiese ganado había una cosa que me preocupaba mucho: El libro acabaría costándole bastante dinero al lector. Eso realmente me echaba para atrás y más en los tiempos que corren. Además, pienso que la cultura ha de ser más accesible. Vista la excitante experiencia de su creación, estaba deseoso de compartir esta novela de manera mucho más asequible para el lector, que es quien al fin y al cabo da el verdadero reconocimiento al escritor.

Ya era una posibilidad que había barajado con anterioridad, pero ante este resultado, desatendiendo los consejos que me animaban a probar suerte con su envío a otras editoriales, he optado por publicar gratuitamente el libro. Estoy trabajando en ello y en la manera de hacerlo. Espero que le guste al público.
LEER MÁS...

martes, 23 de junio de 2015

MI TRAYECTORIA LITERARIA

Hace ya muchos años que hice un curso de escritura creativa. Recuerdo que el profesor fue duramente crítico con mi trabajo final que presenté en el curso. Aquellas palabras perfectamente podían haber acabado con mi posible carrera literaria, dado que yo era un joven especialmente sensible, tímido, muy susceptible y él no tuvo el más mínimo tacto. También añadió que los personajes de mi relato eran “psicológicamente muy planos”, obviamente tampoco tendría en cuenta mi edad y que aún no se podría sacar mucho más. Pero curiosamente gané mi primer concurso literario con aquel mismo relato, que había presentado simultáneamente al profesor y al periódico local que lo convocaba.
Su valoración quizá influyo bastante en mis trabajos posteriores, en los que me centré mucho en el desarrollo más psicológico de mis personajes. Mi obra “Secrets de parella” es fruto de ello. En otro momento daré mi opinión respecto a mi propia novela.
Pero entre el resultado del concurso y la opinión del profesor, pude deducir que escribiese lo que escribiese, siempre habría gente a la que le gustase y a la que no. Eso finalmente me animó a seguir escribiendo y veinte años después lo sigo haciendo, más por placer, como reto y disfrute propio que por otra cosa. En mis inicios me presenté a unos cuantos concursos literarios, de los que obtuve algún que otro pequeño reconocimiento, pero poco más. Si por el resultado de los posteriores concursos hubiese sido, lo cierto es que tampoco habría continuado escribiendo. De hecho, salvo al concurso de “Literatura erótica de la Mancomunitat de Municipis de la Vall d’Albaida”, hace años que no me presento a ningún otro.

Si sigo escribiendo, es también porque mis narraciones son un lugar en el que expresar y analizar mis propios sentimientos, preocupaciones o deseos. Además igualmente constituyen un diario en el que voy plasmando mis experiencias y evolución en la vida. Como es obvio, si  pongo todo esto a disposición de otras personas, es porque creo que podría interesar o servir a más gente para ver cosas comunes que llenan las vidas de los seres humanos o que igualmente pueden servir para analizar la vida de cada cual.
LEER MÁS...

martes, 16 de junio de 2015

GÉNERO LITERARIO

Me gusta leer novela. Disfruto con ello más que con cualquier otro tipo de libro o publicación: las tramas, los personajes, las historias… Considero también que son más amenas y entretenidas que por ejemplo un ensayo, además de ser más asequibles de comprender o asimilar para mi propio entendimiento. Igualmente me resulta más atractiva una novela que un escrito de teatro o la poesía, puesto que permite otras muchas más posibilidades.
Así pues, a la hora de escribir, prefiero hacer uso del género narrativo. Me gusta escribir novela. En mis escritos suelo reflejar la vida humana real, con sus problemas, preocupaciones, intereses, gustos… Introduciendo siempre pequeñas briznas que puedan inducir a la reflexión o a cuestionar nuestro mundo, creencias, sociedad o cultura.
He de decir que hasta fecha de hoy, por el momento no escribo ficción y con ello quiero decir que no me invento nada, sino que cojo historias vivencias o experiencias de unas y otras personas, entre las que incluyo las mías y las de mi familia y formo mis propios personajes e historias. Y si alguna cosa me invento, como para mí la imaginación es la precursora de las acciones, suele ser algo que me gustaría materializar o pienso que se llevará a la práctica.

Como se dice, a veces la realidad supera a la ficción.
LEER MÁS...

martes, 9 de junio de 2015

DONDE ESCRIBO

En casa tengo dos escritorios, pero he de decir que no los utilizo para escribir. No me resultan cómodos para esta tarea. Me castigan las cervicales aunque regule bien la altura de la silla. Así pues, prefiero hacerlo en la cama con un cojín a la espalda o en cualquiera de los dos sillones reclinables que también tenemos, incluso en un poang.
Para esta tarea también dispongo de una bandeja acolchada sobre la que colocar mi viejo pero inmaculado portátil en cualquiera de estos sitios. Igualmente dispongo de unas gafas anti reflejantes y una lamparita que conectar al puerto USB del ordenador para poder ver el teclado y no despertar a quienes puedan compartir la cama conmigo.
Un elemento también muy utilizado es el móvil. Con él tomo notas en cualquier momento y lugar, puesto que cuando vienen las ideas, hay que atraparlas al vuelo si no quiero que queden en el más oscuro olvido. Estas ideas a menudo son únicamente palabras sueltas, matices, líneas a seguir en el desarrollo de la novela o frases desordenadas, sin sentido aparente pero que tienen mucho a ver con lo que ya tengo escrito o lo que tengo en mente escribir. Una vez pasados estos apuntes por el ordenador, pueden convertirse en párrafos o incluso páginas enteras.
LEER MÁS...

martes, 2 de junio de 2015

QUIZÁ

QUIZÁ es una palabra a menudo utilizada en mis escritos porque considero que vivimos en un mundo en el que damos demasiadas cosas por ciertas e inalterables, que en realidad estoy convencido que no pueden ser así. Si estudiamos un poco la historia, veremos que este es un planeta lleno de cambios, algunos de los cuales incluso han llegado a conducir a la extinción de algunas especies, a la desaparición de continentes, a la exterminación de personas, a los abusos de poder o a la dominación de grandes imperios que ahora ya no existen. También podemos encontrar cambios en las ideas, leyes y costumbres, en los valores y creencias, incluso en los descubrimientos científicos. ¿No hemos aprendido nada con esto? ¿Porqué todo ha de ser tomado por cierto e inalterable? ¿No sabemos en qué mundo vivimos?
Así pues, si encontráis con frecuencia las palabras “quizá”, “tal vez” o “posiblemente” "creo que...", "es posible que...", quizá entre otras, ya sabéis porqué es. Están escritas con intención y no por error.
LEER MÁS...

© Daniel Balaguer