martes, 20 de diciembre de 2016

lunes, 12 de diciembre de 2016

CAPRICHOS

Hace poco hablaba de mi ajustada economía y si puedo parecer algo tacaño, pero también he de decir que pese a ello, eso no ha impedido que nos pudiésemos conceder algún capricho en casa, eso sí, únicamente ha sido posible a base de tarjeta de crédito pagando en cómodos plazos que no suponen un gasto adicional en nuestra economía. Con esta tarjeta estaba pagando la ortodoncia del dentista y algún implante, cosa inevitable si quería conservar los dientes en la boca durante algo más de tiempo. Era mi mujer la que esperaba un golpe de suerte o vender una casa cuya herencia comparte con sus hermanos para poder depilarse con láser más a largo plazo, pero los años han ido pasando y con la edad algunos de esos pelillos ya empiezan a tornarse blancos. Así que si pensaba hacerlo, tampoco era algo que pudiese postergar demasiado.
Por otro lado, en su día yo también sentí complejo por la cantidad de vello que poblaba todo mi cuerpo, que incluso llegó a provocar alguna burla de mis compañeros en el vestuario tras las sesiones deportivas de la escuela. Sólo con el paso de los años aprendí más o menos a aceptarme o a creer que lo hacía. Incluso yo mismo me permitía bromas con ello diciendo por ejemplo que si me pusiese un tanga fosforito, este no resultaría visible.
Fue mi mujer fue la primera en querer esquilarme y tras proceder a ello, quede maravillado de ver un cuerpo que en absoluto me parecía el mío. Como parte de un sensual juego de pareja, también me planteé la depilación y dado que el pelo del pecho ya adquiría el color de la nieve, antes de parecer un auténtico hombre de las nieves, decidí prorrogar algún tiempo la amortización que estaría pagando por los arreglos bucales al sumarle este capricho a los pagos hechos con la tarjeta de crédito.
Quizá el capricho de unos sea hacer un viaje en crucero, salir en la capitanía de las fiestas, comprarse un gran coche, desplazarse en un vehículo en vez de hacerlo a pie, renovar el mobiliario de la casa o una reforma de la cocina, ir de copas o a cenar los fines de semana, o a tomar café y desayunar todos los días en un bar, tener un móvil último modelo y con grandes prestaciones o incluso fumar en estos tiempos de recortes y subida de impuestos pero este fue nuestro deseo, nuestro capricho, obviamente en la versión más económica encontrada, cuyo importe total de los dos es casi como si de un implante más se tratase. Al fin y al cabo, son estos deseos o caprichos los que a menudo otorgan pequeños momentos de satisfacción en este mundo en el que vivimos.
LEER MÁS...

lunes, 5 de diciembre de 2016

CÓMO ESCRIBIR UNA NOVELA: RECURSOS HUMANOS

Siguiendo con la planificación de nuestro proyecto, es el momento de definir los recursos humanos con los que vamos a contar o que necesitaremos para llevarlo a cabo. Es importante recordar que la planificación del proceso obviamente podemos llevarla a cabo nosotros o delegar esta tarea en personal externo, pero en nuestro caso, siguiendo con todo lo anterior, nosotros vamos a participar tanto en la planificación como en la posterior ejecución. Así pues, la primera persona que contemplaremos en estos recursos humanos vamos a ser nosotros mismos. Para ello hemos de conocer la disponibilidad, formación, capacidades y limitaciones personales propias.
Obviamente nadie es capaz de hacerlo todo por sí mismo, con lo que siempre será necesario contar con otras personas para suplir aquello a lo que no lleguemos por nosotros mismos o que complementen o perfecciones nuestra labor.
A la hora de buscar a otras personas que vayan a participar en la ejecución del proyecto, en una época en la que las personas se miden por los títulos, es importante valorar la formación, pero sobre todo deberíamos tener en cuenta la experiencia y las capacidades personales, que a efectos prácticos, de trabajo real, siempre será más útil quien sepa hacerlo que quien tenga un título que acredita una supuesta formación teórica que te capacita para hacer una determinada tarea.
Además, no bastará solo con elegir a las personas que llevarán a cabo el proyecto, sino que es importante detallar las funciones y tareas particulares que han de acometer cada una de ellas. Esta es la parte más importante de la planificación y trabajar bien la organización de este apartado ayudará a garantizar una buena ejecución del proyecto.
Poniéndonos en nuestro ejemplo, el de escribir una novela, obviamente la primera persona que necesitaremos será el propio autor o escritor. Después también será necesario contar con los correctores de estilo y ortografía; un diseñador gráfico para la cubierta o ilustraciones que pueda contener el libro; otra persona que se encargue de la maquetación; montado el libro, también será necesario contar con quien se encargue de la impresión. Después tendríamos que ver quien se encarga de la distribución y la promoción.
Como podemos ver, hay mucho por hacer y por tanto es necesario contar con apoyo de otras personas si queremos llevar a buen término nuestro proyecto.
LEER MÁS...

lunes, 28 de noviembre de 2016

UN TIPO ALGO TACAÑO

UN TIPO ALGO TACAÑO
A veces me veo a mi mismo como una persona tacaña en tema económico o pienso que los demás podrían hacerse fácilmente esta imagen de mí, pero lo cierto es que mi economía familiar nadie la conoce mejor que yo y no somos una familia boyante de recursos. Es por ello que limitamos lo posible todo gasto que pueda salirse de lo cotidiano, dado que actualmente sólo trabajo yo en casa. Es cierto que teníamos unos pequeños ahorros de la época dorada en la que nuestra economía gozaba de mejor salud porque trabajábamos los dos, aunque en vez de destinarlos a cualquier capricho, ya decidimos que con este colchón queríamos dedicarles tiempo a los hijos y esta forma de crianza no se lleva demasiado bien si los dejamos en la escuela todo el día y los apuntamos al comedor escolar además de inscribirlos a varias extraescolares. Tampoco queríamos que nadie cargase a diario con ellos, porque al fin y al cabo nosotros decidimos tenerlos y cada cual tiene bastante con lo suyo. Así que con la maternidad, mi mujer se dedicó a la crianza y abandonó el mundo laboral, en primera instancia porque tampoco le concedieron un segundo año de excedencia para continuar haciéndose cargo del cuidado de la prole y tuvo que sacrificar su puesto de trabajo.
Sin ser una familia o una pareja que salga a menudo a comer o a cenar a un restaurante, ni tan siquiera de gama baja, o al cine de vez en cuando, o al bar a tomar un café, un refresco o unas tostadas, o que renovemos el vestuario,… nuestra economía sólo hace que menguar. Con el mantenimiento de un coche que ya tiene doce años y esperemos que dure otros tantos más, el pago de la hipoteca, seguros, luz, impuestos, gas, comunidad, dentista, teléfono y comida, ya no nos queda nada más con lo que permitirnos un extra. Es más, con todo esto ya entramos en cierto déficit. Podría ajustar el crédito de la tarjeta con la que he ido pagándome la ortodoncia y los implantes, pero no soy persona aficionada a los créditos y prefiero tener una cuota elevada para pagarlo pronto. Además considero que con la hipoteca y el dentista ya tengo suficiente y cuanto antes liquide el menor de estos, mejor, porque de hipoteca aún quedan unos años. De tenerlos, nuestros extras únicamente se limitan a comprarnos unas papas o unos bollos del supermercado algún fin de semana porque también somos de los que utilizamos la manta como único sistema de calefacción ahora que nos entra frío en el sofá, e igualmente nos movemos a pie todo lo posible y el coche lo utilizamos lo mínimo. Mi ordenador también va a cumplir 9 años y en las tareas de dibujo de los cuentos que tengo entre manos también va apurado. Pasa lo mismo con el móvil, que ya tiene más de tres años y al menos espero que sobreviva a la obsolescencia programada otros tantos más. Así que ya no tenemos mucho más por donde recortar si no es comiendo menos y eso que tampoco somos aficionados a la ternera, el cordero o los mariscos. Y aún tenemos suerte que la mayor parte del vestuario de nuestros hijos o incluso el mío se nutre de donaciones familiares y por el momento tampoco tenemos gastos de libros de la escuela, pero ellos van creciendo y tarde o temprano llegará.
Así que si alguien igualmente lo considera tras esta breve explicación, puede llamarme tacaño en voz alta, pero es algo que no me afecta lo más mínimo porque así es como esta mi vida y mi economía en este momento. Es más, como persona organizada que soy, tengo una detallada relación y planificación de ingresos y gastos mensuales y anuales de la que ni debo salirme y por ello tengo bien claro que si gastase más alegremente y sin tanto miramiento, la cuenta habría bajado mucho más de lo que lo ha ido haciendo a lo largo de estos últimos cinco años.
LEER MÁS...

lunes, 21 de noviembre de 2016

MIS APARIENCIAS ENGAÑAN

Para quien no me conozca, dependiendo de la situación en que me encuentre, le puedo parecer una persona muy seria, formal, tímida e introvertida, pero en otro momento o entorno igualmente podría parecerle muy extrovertido, gracioso, con un cachondeo constante o incluso con un carácter autoritario. Esto no quiera decir que soy una persona de ánimo muy variable o inestable. En realidad todos esos rasgos forman parte de mi personalidad, pero esta forma de verme se corresponde como ya he dicho al lugar o situación en que me encuentre y la relación que pueda tener con quienes me rodeen en ese mismo momento; si conozco o no a la gente, porque ciertamente podría decir que la timidez es mi faceta destacable y no me resulta fácil desenvolverme entre quienes no conozco, pero también soy una persona que a veces trata de luchar contra este rasgo de mi carácter.
En cuanto a mi vestuario puede referirse, como se decía en mi época de instituto, quizá a alguna persona también podría parecerle un poco pijo con ropa de marca (que han retirado mis cuñados o el yerno de una tía de mi mujer) y bien acicalado en ella. Pero de igual modo también podrían verme un tanto desgarbado, con ropa vieja o de chándal, unas zapatillas destrozadas (que me las pasa mi mujer para que acabe con ellas antes de deshacernos de ellas) y para además afeitar, imagen que en absoluto se parece a la primera.
Por traer alguna anécdota que explique mejor esto, recuerdo una vez a una compañera de clase que me encontró ayudando a pintar el almacén farmacéutico de mi tío y me miró con cara de mucho asombro, como si aquella no pudiese ser una tarea o un trabajo propio de la imagen que se había hecho de mí.
Igualmente una noche que salí de marcha con unos compañeros de una ONG tras acabar un curso que estábamos realizando en una lejana población, todos se quedaron a cuadros por mi soltura y capacidad desenfrenada de baile, que chocaba de manera brutal con la imagen que se habían hecho de mi en el entono en que hasta el momento me habían conocido.
De este modo, podría decir que soy un poco imprevisible o que rompo con los esquemas, patrones o casillas mentales que cada uno pueda hacerse de mí. Así que todos aquellos que se puedan haber quedado con esa primera imagen o impresión de mí, podrían quedar realmente sorprendidos o en estado de shock si me viesen en la faceta opuesta.
LEER MÁS...

lunes, 14 de noviembre de 2016

CÓMO ESCRIBIR UNA NOVELA: RECURSOS MATERIALES

Siguiendo con la planificación de nuestro proyecto, es necesario ver los materiales con los que contaríamos para llevarlo a cabo o aquellos de los que será necesario proveerse de un modo u otro. Estos serán los medios físicos concretos que nos ayudarán a conseguir determinado objetivo. Algunos de estos materiales pueden tener una duración o vida útil más o menos larga o permitir su reutilización en otros proyectos (por ejemplo instalaciones, vehículos, televisor, proyector, ordenadores) y otros, denominados fungibles, que serán de un uso más limitado o con una duración o aprovechamiento menor (cartuchos de tinta, bolígrafos, folios). En determinados proyectos, la adquisición de estos materiales es lo que realmente podría disparar el coste de nuestro proyecto, por ello es necesario optimizar su uso o aprovechamiento y prever en nuestro presupuesto no sólo su adquisición, sino el coste de mantenimiento que estos materiales pueden implicar (seguros, gasolina, recibos de luz, agua o teléfono…)
En el caso de nuestro proyecto, escribir una novela, podemos necesitar en primera instancia un ordenador, que obviamente irá conectado a la red eléctrica para funcionar. Igualmente necesitaremos el software para llevar a cabo nuestra tarea de escribir, corregir o traducir textos, u otro software para diseñar los elementos gráficos como la portada o alguna ilustración que pueda contener el libro y para su maquetación. También podemos necesitar una conexión a Internet o un carnet de acceso a una biblioteca para acceder a la información necesaria que nos sirva en el desarrollo de los personajes, lugares o trama. Además será necesario disponer de algún medio con el que tomar notas de manera ágil, como una libreta y un bolígrafo o un teléfono móvil. No debemos olvidar que será necesario disponer de un espacio en el que poder llevar a cabo la tarea, como una habitación o despacho, con su correspondiente mesa, silla y sistema de iluminación. Si es necesario realizar un curso de formación que nos ayude en la tarea de escribir, también requerirá sus correspondientes materiales como libros de texto, cuadernos, lápices, formulario de matrícula… además de los desplazamientos necesarios para asistir a las clases o la conexión a Internet si se trata de un curso on-line.
Escrita ya nuestra novela y llegado el momento de imprimir, será necesario contar con una impresora, folios y encuadernadora o podemos delegar esta parte en una imprenta. Con nuestra novela acabada e impresa, seguramente también nos tendremos que desplazar en coche, autobús metro o tranvía para presentarla a una editorial, para registrarla en el registro de la propiedad intelectual o para llevarla a la oficina de correos y enviarla a la convocatoria de un concurso, en cuyo caso también sería necesario su correspondiente sobre.
Con todo esto, ya tendremos un inventariado de los recursos materiales necesarios para llevar a cabo nuestro proyecto y nos permitirá sacar un cálculo de los costes necesarios que deberá reflejarse en el apartado de “presupuesto”.
LEER MÁS...

lunes, 31 de octubre de 2016

UN FORMIGUER (un hormiguero)



NÚMERO DE PÁGINAS:
16
TAMAÑO:
A4 (21x29,7cm)
IDIOMA:
Valenciano
DESCRIPCIÓN:
Cuento infantil sobre la vida en un hormiguero, en el que los niños y niñas han de fijarse en todos los detalles y los diferentes insectos que se mueven alrededor de este hormiguero tan particular. A partir de 4-5 años.
PUEDES CONSEGUIRLO EN ESTOS ENLACES:


PRECIO
  • Papel, tapa blanda
Amazon
No disponible
CreateSpace
No disponible
  • Libro electrónico
Kindle
No disponible
Google Play
Gratis
SINOPSIS:
La jornada empieza en un hormiguero y las hormigas salen a recoger comida para cuando llegue el invierno. Además, diferentes insectos se mueven entre la hierba alrededor del hormiguero. Las hormigas se topan con un pequeño problema pero lo solucionan juntas y cuando llega el invierno, tienen para comer algo especial.
PUEDES VER Y DESCARGAR EL LIBRO EN:
*El número de páginas corresponde a la edición en papel y puede variar en los libros electrónicos
*Los precios pueden variar en función del cambio de divisa
LEER MÁS...

lunes, 24 de octubre de 2016

Un proyecto diferente

Nunca me había interesado por la literatura infantil salvo por los cuentos que compro y leo para mis hijos, generalmente de su elección. Además de leerles estos cuentos antes de ir a dormir, alguna vez he improvisado mis propios cuentos de apenas cinco minutos de duración, aderezados con sorpresas, pellizcos o cosquillas, que otorgan a la experiencia de ser padre unos momentos maravillosos en los que se unen la emoción, la ilusión y el cariño.
Podría decir que hasta hace poco, mis proyectos literarios eran únicamente novelas y algún libro de cocina. Nunca antes me había planteado escribir un cuento para niños, y menos aún, aunque me guste y se me dé bien, dibujarlo.
Aunque estoy escribiendo una novela, ahora sin prisas pero con la que considero que tengo un argumento interesante y con bastante potencial, últimamente estaba un tanto desmotivado con ella y me he estado dedicando principalmente a revisar lo que había escrito este verano cuando empecé con ella. Quizá soy una persona inquieta, que siempre tengo que estar ocupado haciendo algo que me interese y ahora mismo parece que ese interés por este trabajo literario había decaído. En resumen, me sentía falto de motivación.
Y de pronto, se me ocurrió que podría dibujar un cuento muy sencillo que hace tiempo me inventé. Nunca lo había hecho antes y hasta ahora, sólo había dibujado en papel. Dibujar con el ordenador es muy diferente pero también cuenta con interesantes posibilidades y dos de ellas eran un programa de diseño gráfico libre con el que estoy aprendiendo y disfrutando mucho, el GIMP y una página que he descubierto recientemente y que ofrece multitud de imágenes y dibujos gratuitos, Freepik. Con esto, me puse manos a la obra y en un momento pude sentir esa motivación que me faltaba para continuar escribiendo mi novela.
En cinco días, entre los que dediqué aproximadamente unas 20 horas, creé mi primer cuento ilustrado para mis hijos sirviéndome de estas herramientas. Podría haberlo dibujado por mi mismo o en papel, pero ya disponía de mucho material pre-elaborado que me pareció interesante utilizar. A medida que iba avanzando en ello, les iba mostrando las escenas y me contagié de gran ilusión. A su vez, ellos se aprendían de memoria el texto de las escenas.
Quizá huyendo un poco del dicho “en casa del herrero cuchillo de palo” me involucré de lleno en este proyecto dedicado a mis hijos y también ilusionado por el hecho de poder compartir y crear con ellos este proyecto común.
Ahora mismo ya tengo mi primer cuento creado y estoy ya con el segundo.

LEER MÁS...

lunes, 17 de octubre de 2016

CREANDO UN CUENTO

Entre otros proyectos y actividades, actualmente también estoy creando un cuento que me inventé para mis hijos. Hacer esto es algo totalmente nuevo, pero como he ido adquiriendo algunas destrezas con un programa de diseño gráfico y este es un tema que me atrae mucho, me he puesto manos a la obra adentrándome así en el campo de la ilustración.
He de decir que como todo lo que hago o suelo emprender, estoy disfrutando mucho con ello y como ahora mismo estoy un tanto desmotivado con la escritura de la novela que también tengo entre manos, me tomo un respiro y aprovecho para estrenarme con la literatura infantil. A ellos les gusta y lo cierto es que crear mi propio cuento para ellos a mi me despierta mucho interés e ilusión y me trae esa motivación que ahora mismo necesito.
LEER MÁS...

lunes, 10 de octubre de 2016

MEDALLA A LA CONSTANCIA

Hace ya algunos años recibí una “medalla a la constancia” en una destacada ONG en la que estaba prestando mis servicios como voluntario. He de decir que no soy persona que persigan este tipo de reconocimientos y que al fin y al cabo, pera mi eso no deja de ser un objeto más guardado en un recóndito cajón del trastero, del que quizá me sepa un poco mal desprenderme, sólo por el valor que le puedan conceder otras personas. Hoy la he buscado para hacerle la foto.
Lo cierto es que yo pocas cosas hago si no me gustan o le veo una utilidad real. En su día me la concedieron y… bueno. Supongo que sus motivos tendrían pero yo no le di mayor importancia; no vi su valor, ni tampoco era consciente de aquella “constancia” que al parecer vieron en mí.
Es ahora, con el transcurso de los años, precisamente en el campo de la escritura cuando veo algo que podría calificar de “constancia”. Para algunos podría ser sólo una manía, un deseo enfermizo, una forma de liberar o expresar mis intereses, gustos o deseos sexuales. Tengo entre manos otra novela erótica. Una novela más que presentar a un concurso concreto de esta temática. Cuando lo digo, algunos guardan silencio pensando que quizá no sé escribir otra cosa o que escribir otra vez más de lo mismo no me llevará a ningún lado.
Si hago un resumen de las veces que me he presentado al concurso de Literatura erótica la Vall d’Albaida, si podría decir que esto realmente es constancia.
En el camino ha habido esfuerzo, deseo, interés, ganas, desilusiones, expectativas, nervios, emoción, tristeza, decepción, gastos… Pero aquí estoy nuevamente, moviendo pequeños granos de arena confiando hacer un montón desde el que poder ver algo más allá. ¿Será recompensado algún día esta constancia? ¿Me estará limitando abrirme hacia otros horizontes? Esto quizá sólo el tiempo pueda responderlo.
LEER MÁS...

lunes, 3 de octubre de 2016

CÓMO ESCRIBIR UNA NOVELA: PRESUPUESTO

Siguiendo con la planificación de nuestro proyecto antes de empezar a llevarlo a cabo, es el momento de definir cuál será el presupuesto o el coste para poderlo realizar y cómo se va a financiar. En él deben incluirse todos los gastos que implicará su realización: mano de obra, formación, uso de instalaciones, materiales, materiales fungibles, desplazamientos, software, gestión, teléfono, electricidad…
Centrándonos por ejemplo en el proyecto de escribir una novela, podríamos partir calculando el coste de un ordenador, que para este menester, no necesita de grandes recursos de hardware y con un equipo básico sería suficiente para escribir, aunque si también vamos a llevar a cabo la maquetación, se requiere un software de tratamiento de imágenes que ya requiere de más recursos en el sistema. El software para escribir y/o maquetar el libro podría ser de pago (Microsoft Word, Photoshop…) pero también hay opciones gratuitas como LibreOffice Writer, Gimp… Además podríamos requerir de la clásica libreta y el bolígrafo para tomar notas allá donde nos llegue la inspiración o un teléfono móvil con la correspondiente aplicación para tomar notas. El uso de los dispositivos electrónicos va a comportar un gasto de luz en función de su uso y quizá esto sería lo más difícil de calcular en este caso, aunque podríamos hacer una estimación en base al consumo energético del equipo por hora de uso y multiplicar esta estimación por las horas diarias que dedicaríamos a escribir y el tiempo que más o menos estimaríamos necesario. Además también habría que sumar el gasto de iluminación si escribimos de noche; el de conexión a Internet para consultar vocabulario o documentar nuestra novela; el coste de los métodos más tradicionales como un diccionario y una biblioteca pública.
Si necesitamos formarnos en un determinado aspecto para llevar a cabo nuestro proyecto con las mejores garantías posibles también será necesario abonar los costes de este curso: matrícula, materiales, desplazamientos… Si además necesitamos contratar a personas para la corrección ortográfica, ilustraciones, traducciones, correcciones de estilo o maquetación, etc. también hemos de incluir estos costes en nuestro presupuesto.
Igualmente añadiremos los gastos de impresión y encuadernación de los borradores con los que trabajar o la copia que presentaremos a la oficina territorial de registro de la propiedad intelectual, en cuyo caso también hay que abonar unas tasas. Y también el coste de las copias que presentar a una editorial o un concurso.
Si nos queremos aventurar más allá, también podríamos definir los gastos que implicaría una tirada de ejemplares para la autopublicación, además de  especificar los gastos de promoción y difusión, como carteles, marca páginas, anuncios en redes sociales, prensa, charlas de presentación…
Y sumando más o menos todo lo reseñado anteriormente, podríamos disponer de una estimación del coste de nuestro proyecto. Llegaría pues el momento de ver de dónde se van a obtener los fondos para financiarlo: si habrá patrocinadores, inversores, créditos o fondos propios. También es interesante reseñar que podríamos contar con algunas plataformas para la obtención de recursos como Verkami o Indegogo.
LEER MÁS...

lunes, 26 de septiembre de 2016

PARADOJAS

Cuando hablaba del proceso de escritura como algo que requiere tiempo, reflexión, orden, cuidado de la ortografía, elegir las palabras adecuadas y bastantes revisiones, de algún modo se contradice con mis deseos de escribir contrarreloj para presentar una novela a un concurso. Tenemos por un lado una meta y la consiguiente motivación del reto que supone escribir deprisa, con poco tiempo para completar una novela que se adapte a las bases de un determinado concurso, y por otro, la necesidad de reflexionar bien sobre lo que se escribe y hacer constantes revisiones o buscar apoyos para pulir el trabajo realizado.

¿Qué hacer? ¿Cómo podemos unir estos dos polos opuestos? Por el momento no sé la respuesta. Una cosa sí podría decir y es que los seres humanos vivimos llenos de paradojas o contradicciones y seguimos adelante. Yo estoy en el mismo saco y cada día tengo que convivir con mis propias incoherencias y también con las de mi entorno. Por el momento, lo único que se me ocurre es cambiar mis motivaciones para escribir, cosa que ahora mismo no me parece nada fácil.

Lo cierto es que participar en un concurso literario es algo que me atrae, aunque no lo suficiente como para presentarme constantemente a diferentes concursos. El premio obviamente también me parece un atractivo interesante, pero tampoco me parece del todo suficiente ni el principal motivo por el que escribir. Para mí, lo que más atractivo me genera es el reto de hacer un trabajo concreto, acotado en plazos, características, etc. Aunque quizá hay otro aspecto que me resulta interesante de un concurso literario, como es la posibilidad de consagrarme como escritor y empezar a crear un nombre en el sector. Esta podría decir que ahora mismo debería ser mi mayor motivación a la hora de presentarme a un concurso, pero una vez logrado ¿Qué? Ha de haber algo más y ya lo dije en su día en la entrada “JUSTIFICACIÓN”. Y releyendo lo que escribí en su día sobre mis inquietudes personales, hacer algo con mayor trascendencia, contribuir a mejorar las relaciones humanas… Todo eso me sigue pareciendo bastante utópico y por el momento no tiene el peso suficiente para que me ponga a escribir como un loco.



Si me devano un poco más los sesos, para alimentar esas ganas de escribir sin duda ha de atraerme la historia, tanto como si fuese un lector enganchado a una interesante novela que quiere leer ávidamente hasta el final. Pero para mí, lo más importante es lo que hay detrás de la escritura: la lectura y por consiguiente los lectores. Considero pues que ahora mismo esta ha de ser mi mayor motivación: escribir algo que les resulte atractivo, interesante, entretenido, profundo, ameno, útil y para ello, lo que necesito es precisamente eso: lectores, gente con ganas de leer y opinar sobre aquello que escribo; gente por la que merezca la pena escribir. ¿Cómo conseguirlo? ¿Cómo hacerlo? Quizá deba ser este mi nuevo reto.
LEER MÁS...

lunes, 19 de septiembre de 2016

CÓMO ESCRIBIR UNA NOVELA: INDICADORES Y EVALUACIÓN


La evaluación suele ser siempre la parte más olvidada en todo proyecto, pero es de las más importantes de cara al presente y al futuro, dado que nos permitirá ver cómo hemos funcionado, qué problemas han podido ir surgiendo y qué podemos hacer por mejorarlo. Es un proceso que nos permitirá hacer un seguimiento y una apreciación sistemática y objetiva de las líneas de acción de nuestro proyecto, desde su concepción, durante su realización y con los resultados obtenidos. La evaluación debe proporcionar una información creíble y útil que nos permita extraer unas enseñanzas útiles en la toma de decisiones que ayudarán a mejorar la gestión del proyecto y el cumplimiento de sus objetivos, siendo con ello de gran utilidad en proyectos futuros.
Así pues, esta evaluación tendrá que ser gradual para ir midiendo la evolución del proyecto mientras lo vamos llevando a cabo y otra al final para ver si se ha conseguido lo que esperábamos, si los recursos se han utilizado adecuadamente, si se han cumplido los plazos, si se ha ceñido al presupuesto, si se han logrado los objetivos, etc.
En este proceso de análisis continuo, también podíamos descubrir algunas limitaciones nuestras o problemas que hayan ido surgiendo, con lo que sería necesario ir definiendo durante la ejecución del proyecto una serie de actividades para paliarlos o corregirlos y todo esto quedará registrado con las herramientas utilizadas para la evaluación.
Para facilitar esta evaluación y hacerla objetiva, hemos de definir en la formulación del proyecto una serie de indicadores para medir los logros o los resultados que esperamos obtener al final del proyecto; las actividades: su ejecución, participantes, colaboradores, etc.; el impacto: la satisfacción de los destinatarios, los cambios o reacciones producidas en el entorno… Mediremos también los procedimientos: si las tareas han sido realizadas según lo previsto, si se han ajustado a los plazos… y por supuesto los recursos: si su uso ha sido adecuado, la eficiencia, el desempeño de las personas que han llevado a cabo el proyecto, las instalaciones…
Todo esto deberá quedar recogido en la memoria del proyecto, que será un documento fácil de revisar para tener en cuenta en proyectos posteriores, y proporcionará información a los gestores del proyecto y todas las partes implicadas, como usuarios, patrocinadores, clientes, proveedores, medios de comunicación, etc.
Después de toda esta base teórica, quizá es el momento de evaluar mi actual proyecto: escribir una novela. Así que resumiendo, casi a modo de memoria porque tampoco dispongo de tiempo para más, empecé muy bien, iba a buen ritmo, me documenté para escribir sobre el tema, la historia mostró un potencial interesante que me enganchó, y más según iba escribiendo. Pero me topé con un gran obstáculo que al principio no vi como tal: las vacaciones. Todo parecía indicar que dispondría de mayor flexibilidad y tiempo para escribir, pero no fue así. Me llevé el portátil detrás y aunque escribí bastante, se veía venir que no era suficiente. Además busqué pocos apoyos y no los utilicé, tampoco fui dejándola a leer… Y con esto también me fui desmotivando con la tarea de escribir en vista que no iba a cubrir los plazos para presentarla al concurso y nadie estaba ahí para motivarme, opinar sobre el desarrollo de la historia y dar un pequeño empujón… ¡En fin! Por supuesto sigue cabiendo la posibilidad de seguir trabajando en ella para otra convocatoria.
LEER MÁS...

lunes, 12 de septiembre de 2016

SUEÑOS

Curiosamente de pequeño no soñaba con ser futbolista o bombero como suele ser algo habitual entre bastantes niños. En mi adolescencia tampoco soñé con tener una moto o un coche y menos en un deportivo o un coche de lujo. Por aquel entonces yo quería ser veterinario porque me gustaban más los animales que las personas. Si soñé con tener como pareja a más de una chica de las que fueron pasando por clase o por las amistades del vecindario a lo largo de mi adolescencia, incluso soñé en el matrimonio con cada una de aquellas que llamaron mi interés, pero lo cierto es que nunca me atreví a hablar con ninguna. Curiosamente tampoco soñé con tener hijos porque no me gustaba traerlos al mundo en que me había tocado vivir.
Años después, quería irme de cooperante porque ya empezaron a interesarme más las personas, quería serles útil y me preocupaba la pobreza, la injusticia y la desigualdad, aunque lo cierto es que nunca soñé que trabajaría en lo que hago ahora. No soñé con ser escritor hasta los 21 ó 22 años, pero con esto no buscaba ser famoso, sino transmitir mis inquietudes, aquello que sigo observando y tratar de aportar con ello algunas reflexiones que sirvan para paliar daños, pero la verdad es que las opiniones no cambian el mundo, sino los hechos y en mi modesta vida me preocupa que estos no tengan la trascendencia suficiente para contribuir a mejorar el mundo.
Así, veinte años después sigo soñando con ser un reconocido escritor y con aportar ese cambio al mundo, aunque tal vez mi mundo queda reducido a mi entorno más próximo. Lo cierto es que curiosamente ahora estoy casado con una persona que nunca imaginé en mis sueños y tengo aquellos hijos que tampoco cabían en ellos. Algunos de mis sueños se centran en ver a mi mujer con un vestido, una minifalda, lencería o al menos un tanga, aunque también sueño con verla con el pelo largo o verla cantar en un escenario. Pero al margen de estos sueños más particulares e íntimos, lo cierto es que también sigo soñando con llevar a cabo un proyecto que tenga un carácter social o humanitario, pero ahora no hay nada que me gustaría más que incluir y compartir este sueño con mi mujer y mis hijos, que trabajásemos todos juntos para lograr este cambio, porque está claro que es algo muy ambicioso como para hacerlo solo.
Quién sabe si lo que sólo son sueños acaben por fin materializándose algún día o cambien por otros completamente diferentes. Eso sólo lo sabré unos años más tarde.
LEER MÁS...

lunes, 5 de septiembre de 2016

CÓMO ESCRIBIR UNA NOVELA: RESULTADOS

La realización de cualquier proyecto necesariamente ha de derivar en la obtención de unos resultados. ¿Hemos conseguido lo que inicialmente esperábamos o nos habíamos planteado en los objetivos? Para ello, en el proceso de planificación, al igual que los objetivos, hemos de definir los resultados que esperamos conseguir tras la ejecución de nuestro proyecto y para ello también será necesario hablar de indicadores, que son parámetros o herramientas concretas de medición para comprobar que efectivamente se han alcanzado los objetivos planteados o se han conseguido los resultados esperados. Estos indicadores han de ser tangibles; han de permitir ver el avance o el cumplimiento de manera significativa y serán necesarios para la evaluación del proyecto.
Es necesario revisar pues los objetivos y ver en qué medida se han conseguido. Si en el caso de escribir una novela nos habíamos planteado por ejemplo presentarla a un concurso literario, ¿Se adapta a las bases? ¿Estamos dentro del plazo para su presentación? ¿La hemos presentado finalmente? Centrados en nuestra propia valoración del trabajo realizado, por ejemplo hemos de preguntarnos algo así como ¿Te gusta cómo ha quedado tu novela? ¿Se trata de ese libro con el que pretendíamos suscitar cierta polémica sobre un tema concreto? Si nos ocupamos de los lectores, será necesario conocer su opinión ¿ha sido leída por muchas personas? ¿Gusta esta novela a todos estos lectores? ¿Han sentido algo con su lectura? ¿Les ha parecido una novela entretenida? ¿Han sacado alguna conclusión o les ha movido a reflexionar sobre un determinado tema? ¿Ha habido algún personaje con el que se hayan sentido identificados o molestos?... Una forma de medir estos resultados sería creando una pequeña tabla de valoración con el que registrar la consecución de cada uno de estos aspectos que queramos medir.
LEER MÁS...

lunes, 29 de agosto de 2016

RETO PENDIENTE

A principios de verano me llegó la convocatoria de un concurso de literatura erótica al que me he presentado en diferentes ocasiones y siempre con novelas distintas. Eran unas fechas poco habituales puesto que habitualmente se convocaba a principios de año para dar el veredicto del jurado en verano. Tenía apenas dos meses para poder presentar una novela y constituía un interesante reto literario, porque para bien o para mal, me motiva escribir así, con una meta definida y un corto espacio de tiempo para lograr mi objetivo. En otras ocasiones lo había hecho y me fascinaba esa capacidad para escribir, a todas horas, en cualquier parte, sin apenas sentir cansancio y sin dormir; la pasión con la que lo hacía, cómo iba surgiendo la inspiración y ver que iba quedando un interesante trabajo, pero eran otras fechas.
Ahora se presentaba una nueva oportunidad de escribir movido por la convocatoria y esta pasión. Tenía a medio desarrollar una novela que ya empecé para una convocatoria anterior y que finalmente derivó en otro libro totalmente diferente. Podía retomarla y presentarla, claro que esta novela también había ido tomando forma de un libro menos erótico y por eso presenté la otra. Quería desarrollar esta idea que tenía en mente y a medio empezar y con ilusión me puse a ello deseoso de asumir este nuevo reto.
Esta vez me he topado con el verano de por medio y todo ha sido muy diferente. Al principio pensaba que podría hacerlo mejor al disponer de más tiempo libre, pero no ha sido así. Aunque he escrito mucho, he tenido las vacaciones y me he ido de camping con el ordenador detrás, pero no he escrito todo lo que quisiera y finalmente no he podido acabar la obra que quería presentar. Por otro lado, creo que también es mejor, que tendré más tiempo para acabarla y pulirla y así presentarla en la nueva convocatoria, pero esto ha provocado que ahora me relaje y baje considerablemente el ritmo de escritura. Así que otra vez será. Por el momento he ido preparando un montón de publicaciones para mis bitácoras de cocina ("¿Hoy qué cocinamos?" y "Fiel a la Cocina") y "El juego "para así poder disponer de tiempo para escribir.
LEER MÁS...

lunes, 6 de junio de 2016

ESCRIBIENDO UNA NUEVA NOVELA

Actualmente estoy escribiendo una nueva novela para un concurso literario, por lo que estoy muy ocupado e inmerso de lleno en esta tarea y es posible que desatienda las publicaciones en esta bitácora hasta que la termine.
El plazo para presentarla termina el 25 de Julio, así que hasta entonces...
No sé que pasará.
LEER MÁS...

lunes, 30 de mayo de 2016

Una grata sorpresa

Hace unos días comentaba cierta falta de motivación para escribir, pero el pasado martes sucedió algo completamente inesperado: Recibí las bases de la 22 edición del premio de Literatura Erótica la Vall d’Albaida, concurso al que ya me he presentado en distintas ocasiones y con diferentes novelas.
Era inimaginable que se convocase este concurso en unas fechas en las que en ediciones anteriores ya concluía el plazo de entrega de los trabajos literarios que optaban a él. Además, hasta hace poco esta convocatoria se había convertido en bianual, por lo que en principio este año no iba a convocarse.
Podría decir que es algo que “me ha pillado en bragas”, pero tendría 2 meses para presentar otra novela a este concurso. Un nuevo y atractivo reto se muestra por delante. He pensado retomar la novela que quise presentar el año pasado (El agujero negro, El forat negre en valenciano), porque acabé presentando otra que ya he publicado, así que es posible que tenga que dedicarme en cuerpo y alma a esta obra y por tanto, abandone otro tipo de tareas.
Para empezar, he rediseñado la portada y ahora mismo voy a perfilar la línea argumental y los personajes y ver el material que ya tenía escrito.

Y de paso, aprovecho para publicar las bases por si alguien más se anima.

LEER MÁS...

lunes, 23 de mayo de 2016

CÓMO ESCRIBIR UNA NOVELA: ACTIVIDADES (III)

MAQUETACIÓN
Una vez hemos acabado el trabajo de escritura, es necesario su montaje como libro: la paginación, la separación de los capítulos, pies de página, el índice, la portada y la contraportada, si introducimos ilustraciones, la sinopsis, los créditos, una reseña biográfica del autor…
Observar cómo están maquetados los libros de las editoriales puede orientarnos en este apartado. Para el diseño de la portada, también podemos tomar como referencia las portadas de libros de temática similar al nuestro, las portadas de los libros más vendidos, etc. pero un aspecto importante sobre ella es que la portada ha de ser relevante con el contenido, es decir, la portada ya ha de estar presente dentro de la historia de la propia novela. No ha de ser sólo una imagen bonita, elegante o con gran diseño cuya única finalidad sea conectar de inmediato con el lector. Si hacemos esto, puede convertirse también en todo un golpe de efecto sobre el lector una vez haya sido leída nuestra obra. Yo lo he hecho por primera vez en mi novela El juego y es fascinante. Hemos de tener en cuenta que lo primero que verá el lector es la portada y si esta le atrae, hay más posibilidades para que lea la sinopsis, que igualmente es un elemento sumamente importante. Una buena o una mala sinopsis hará que el posible lector siga adelante y coja nuestro libro o no. Aquí es cuestión de leer y analizar diferentes sinopsis antes de crear la nuestra. Igualmente podríamos darla a leer a otras personas a ver si con ello conseguimos crear una gran sinopsis que resulte atrayente.
En cuanto al contenido del libro, la mayoría de tareas básicas de maquetación las podemos hacer con el propio procesador de textos (tipo Microsoft Word o LibreOffice Writer), pero primero que nada es importante elegir el tamaño de la página, porque será la base para el montaje del libro y sobre este tamaño, cuadraremos todo el texto del contenido. Aunque también hemos de saber que si lo vamos a presentar a una editorial o a un concurso, de momento este no será tan relevante como si lo vamos a auto-publicar.
Si fuese nuestro caso y en el contenido vamos a introducir ilustraciones, por ejemplo hemos escrito un cuento, ya tendríamos que manejar otros programas como Ilustrator o Scribus.
Para el montaje de la cubierta, por sus posibilidades, lo mejor es utilizar un programa de diseño gráfico que nos permitirá múltiples efectos sobre las imágenes elegidas además de trabajar por capas, transparencias, etc. Un buen programa para ello es el GIMP.
PUBLICACIÓN
Normalmente cualquier persona que escribe un libro tarde o temprano suele tener como finalidad su publicación. Este es el mayor reto para todo escritor novel. Es importante tener más o menos claro el destino del libro, incluso antes de escribirlo, porque por ejemplo si este va a ir destinado a un concurso literario, deberá ajustarse a las bases del concurso. De resultar ganadores, ya tendríamos el problema resuelto.
Si por otro lado quisiésemos tratar de publicarlo en una determinada editorial, de algún modo nuestra novela tendría que ser acorde con las líneas de publicación de la propia editorial y eso sólo lo descubriremos conociendo a fondo la editorial y a los autores que publican en ella. Quizá es el camino más difícil. Aquí tendríamos que contactar con la editorial y conseguir que lean nuestro libro y nos hagan llegar una valoración de él. Posiblemente haya muchos otros autores haciendo lo mismo. Todo es cuestión de constancia y elegir la editorial o editoriales sobre las que hacerlo, teniendo en cuenta que no deberíamos enviar el libro a la vez la diferentes editoriales. Primero esperaríamos la respuesta de una antes de intentarlo con otra para no comprometer los posibles derechos de publicación.
La tercera vía posible es tomar el camino de la auto-publicación. Aquí tendríamos que hacer una inversión más o menos grande dependiendo de la editorial y el número de ejemplares a imprimir (algunas establecen un mínimo). Podemos buscar muchas editoriales que se dediquen a ello, pero siempre es importante consultar previamente en cualquier tipo de foro para ver las opiniones y experiencias que otros autores hayan podido tener con ellas. Es importante leer y entender bien las condiciones y el contrato. Existen además portales como CreateSpace con los que podremos maquetar y publicar nuestra novela en papel e incluso imprimir desde uno a cientos de libros a un precio muy competitivo y con un acabado interesante. Por otro lado, tampoco deberíamos olvidar la posibilidad de publicarlo en formato electrónico y para ello podemos contar por ejemplo con Kindle o Google Libros.
PROMOCIÓN
De nada servirá todo nuestro trabajo y esfuerzo anterior si no invertimos en la promoción de nuestra novela. Obviamente un concurso literario ya catapulta la promoción de una novela. Una editorial ya consolidada y con larga trayectoria en buena parte también se encarga de promocionar sus libros para que se vendan, pero el autor igualmente juega un papel fundamental y es necesario conectar con el público. En cualquiera de estas vías, participar en las presentaciones de los libros, difundirlos en las redes sociales, hacer presentaciones en casas de cultura, bibliotecas y librerías, reseñas en revistas y periódicos, etc. son algunas de las herramientas para hacerlo.
Si nos decantamos por la auto-publicación, también tendríamos que hacer lo mismo pero esto además supondrá una inversión: publicidad en radio, carteles, dípticos, marca páginas… Queramos o no, esto tiene un coste que en este caso recae íntegramente sobre el autor, aunque aquí cabría la posibilidad de buscar patrocinadores. Incluso hay portales en Internet con los que conseguir los recursos necesarios tipo Verkami o Libros.com
Después de todo, el márqueting necesario para lograr nuestra meta también requerirá una buena planificación y eso tampoco será tarea fácil en este sector tan competitivo y saturado de toda clase de anuncios y publicidad por doquier. Pero bueno. No cabe duda que tendremos que ponernos a ello. Por mi parte, esta es mi tarea pendiente.
LEER MÁS...

lunes, 16 de mayo de 2016

MOTIVACIÓN


Para todo cuanto queramos llevar a cabo en la vida se necesita una motivación, algo que nos anime a realizar o continuar adelante en nuestro proyecto o iniciativa. Esta motivación también nos puede dar fuerzas para superar los posibles obstáculos que encontremos en el camino.

A mí me gusta escribir y a menudo, con sólo sentarme delante del ordenador y pensar en una pequeña idea, las palabras fluyen con facilidad y se suman unas tras de otras llenando páginas enteras. Pero ahora mismo y desde hace algún tiempo, me siento cansado, sin ganas; me cuesta encender el ordenador, escribir, no distraerme, mantenerme despierto. Además de la escritura, tengo otras tareas que llevar a cabo con el ordenador y me cuesta mucho cumplir con ellas. Ahora mismo también he de hacer un gran esfuerzo para probar recetas nuevas que publicar en mis dos blogs de cocina.

Trato de acostarme pronto, quito la alarma del despertador para que mi cuerpo se despierte cuando haya descansado suficiente, pero aún así, me siento cansado; no tengo ganas de escribir. Podría decir que además de cansado, estoy desmotivado.

Cuando escribo, a menudo me gusta hacerlo a contrarreloj, a modo de reto personal, pero ello requiere una motivación, una meta alcanzable y un plazo de tiempo. Un concurso literario podía ser esta meta a la vista que me diese esta motivación necesaria, pero ahora mismo no tengo ninguno a la vista. Quizá son en estos momentos, cuando las fuerzas flaquean y el cansancio acecha, cuanto más se necesita del apoyo de alguien, pero casualmente la tarea de escribir se caracteriza por ser un trabajo solitario, introspectivo, de reflexión, de pensar,… Cosas que precisamente van con mi carácter o forma de ser.

Así que quizá es el momento de dejar pasar estas nubes, descansar un poco más y recuperar las ganas.


LEER MÁS...

lunes, 9 de mayo de 2016

CÓMO ESCRIBIR UNA NOVELA: ACTIVIDADES (II)

CORRECCIÓN:
La vorágine con que puede llegarnos la inspiración también puede conducirnos a una escritura compulsiva y apresurada. Así que por muy meticulosos que seamos escribiendo o aún poseyendo grandes conocimientos de ortografía y gramática también podemos cometer este tipo de faltas.
A menudo será necesario releer varias veces lo escrito para ver que no repitamos palabras, que hayamos escrito los acentos, las comas o los puntos, etc.
Obviamente un corrector profesional siempre lo hará mejor que nosotros y aunque seguramente merezca la pena, quizá sea algo que no nos podamos permitir, pero un buen amigo también nos podría ayudar en esta tarea.
MACERACIÓN:
La relectura de nuestra novela según vamos escribiendo puede ser un proceso infinito que vaya añadiendo correcciones y cambios constantes. Pero tarde o temprano, en algún momento daremos por concluida nuestra novela. Una vez sea así, es conveniente dejarla reposar un tiempo. Pasado este período, que pueden ser días o semanas, desde la distancia, una vez la releamos, en la revisión podemos encontrar faltas que se nos pasaron por alto o cambiar cosas que antes nos parecían adecuadas y ahora no.
REVISIÓN:
Tras dejar un tiempo en reposo la novela que hemos acabado de escribir, trataremos de revisarla con el mayor esmero que nos sea posible fijándonos especialmente en aspectos como la ortografía, la puntuación o las palabras que pueda haber muy repetidas y próximas entre sí para hacer las correcciones ortográficas o gramaticales pertinentes, buscar sinónimos, ajustar los párrafos o los diálogos de los personajes, etc. Es el momento de hacer los cambios de última hora antes de dar por finalizado nuestro trabajo.
REGISTRO EN LA PROPIEDAD INTELECTUAL:
Es un paso importante que asegurará la autoría de nuestra obra, protegiéndonos de la posibilidad de plagio o copia no autorizada. Sería conveniente realizarla antes de darla a leer a otras personas para que la valoren, pero depende del grado de confianza que tengamos con ellas, aunque lo podríamos hacer después por si vamos a introducir cambios notables en la novela tras recibir las valoraciones de estos primeros lectores.
Hacerlo es sencillo. Bastará con imprimir una copia paginada de nuestro libro, encuadernarla (con gusanillo es suficiente) y rellenar un formulario en el que se indique el autor o autores (y parte de la que es autor cada uno), número de páginas, si las imágenes que podamos incluir son de nuestra autoría, si ya ha sido publicada (en cuyo caso habrá que indicar el ISBN y presentar una copia del libro publicado y otra en el depósito legal)… Hay que pagar una tasa que dependerá también del número de autores partícipes en la novela.
Con todo esto, bastará presentarlo en la oficina territorial de la propiedad intelectual. Unos meses después recibiéremos la respuesta en la que nos darán el número de registro.
VALORACIÓN:
Cuando nosotros demos por finalizada nuestra novela, será el momento de que la lean otras personas para ver qué les parece, si algo les confunde o les desagrada, si les atrae el título, si han encontrado faltas, si algo se debería cambiar, si les gusta, si les engancha la lectura,… Dependiendo del tipo de lectores que sean, si estos no están familiarizados con la materia, a menudo estas opiniones procedentes de nuestros amigos o familiares pueden ser un poco indulgentes, poco objetivas o parcas en palabras. Además de pedirles sinceridad, puede ser útil preparar un breve cuestionario en el que tengan que responder a una serie de ítems con los que recojamos más objetiva y claramente la información que necesitamos para ver si hemos alcanzado los objetivos que inicialmente nos habíamos propuesto. Obviamente un entendido en la materia nos puede aportar muchas más sugerencias o cambios que den mayor calidad a nuestro trabajo. Pero salvo que tengamos este tipo de “amigos”, este es un servicio que también se paga.
RETOQUE FINAL:
Con las sugerencias y correcciones que nos aporten las valoraciones, haremos los cambios pertinentes en nuestra obra. Cabe decir que si estos cambios fuesen muy grandes, o se cambiase el título, sería necesario registrar nuevamente este trabajo.


LEER MÁS...

lunes, 2 de mayo de 2016

PASIONES Y AFECTOS


Me considero una persona apasionada y muy cariñosa, pero esto último es algo que nadie podrá percibir con facilidad. Es más, con tratar un poco conmigo seguramente cualquiera puede pensar todo lo contrario: que soy frío y distante.
En realidad no es así, aunque quizá esto pueda ser algún tipo de coraza impresa en mi subconsciente, porque lo cierto es que analizándome un poco, he llegado a descubrir que al tratar con asiduidad a cualquier persona que me suscite cierta simpatía, esto fácilmente despierta en mí afectos que me suponen adentrarme en un “terreno pantanoso” de relaciones personales que temo dónde podrían llevarme.
Es por ello que prefiero mantener distancias, y muy especialmente con el sexo femenino, porque además podría decir que soy bastante “enamoradizo”. De modo que hablando de cariño y afecto, he de decir que este queda reservado exclusivamente para mi mujer y mis hijos, a quienes me encanta acariciar, abrazar y besar a diario, incluso me los “como” con tiernos bocados a menudo. Esto lo hago con tantas ganas y deseo, que alguna dentellada también se me escapa.
Si de piropos o halagos hablamos, estos igualmente quedan reservados para ellos. No soy capaz de decirle a nadie más si le sientan bien unos vaqueros, si está guapa o si le favorece el corte de pelo, etc. 
Así que quizá quepa advertir que si eres una persona a la que veo todos los días y charlamos tranquila y animosamente al menos media hora, es posible que te coja cariño pero es altamente probable que no te lo exprese, pero si eres mujer, seguramente estas charlas ni siquiera tendrán lugar.
LEER MÁS...

lunes, 25 de abril de 2016

CÓMO ESCRIBIR UNA NOVELA: ACTIVIDADES (I)

El proceso de escritura no es algo mecánico y por ello es necesario comprender que una vez empecemos a escribir la novela, también pueden ir surgiendo variaciones de la idea original según vayamos desarrollándola, pero aún así una preparación previa nos servirá para clarificar y organizar nuestras ideas y otros aspectos importantes a tener en cuenta en nuestro modo de proceder, que facilitarán el desarrollo de la misma.
Así pues, previamente a llevar a cabo el grueso de nuestro proyecto, como ya se ha reflejado con anterioridad, es necesario preparar específicamente este proceso de escritura y para ello llevaremos a cabo una serie de actividades en diversas etapas:
PREPARACIÓN:
  1. Organizar el tiempo que dedicaremos a escribir es uno de los principales aspectos que hemos de tener en cuenta. Esto va a implicar constancia y dedicación y por ello es necesario establecer unos horarios para esta tarea y unas rutinas diarias. Una forma de hacerlo puede ser un creando un horario semanal. También podríamos establecer plazos para medir nuestro avance o incluso forzar un poco el ritmo. Igualmente será importante evitar todo aquello que pueda suponernos una distracción.
  2. Formarse es una actividad que siempre mejorará nuestro trabajo y los resultados que podemos obtener. Así pues, podemos realizar algún curso de creatividad, ortografía y gramática, creación de personajes literarios, etc.
  3. Buscar y proveerse de los recursos necesarios para escribir, como el espacio, ordenador, procesador de textos, programa de maquetación, diccionario, bolígrafo y libreta o bloc de notas, aplicación para tomar notas desde el móvil, conexión a Internet, etc. es también una parte que hemos de tener en cuenta para poder llevar a cabo nuestro proyecto.
  4. Como ya se ha comentado con anterioridad, igualmente es importante llevar a cabo una investigación y documentación sobre el tema a tratar en nuestra novela, el entono donde tienen lugar los hechos, historias similares, etc. y tomar las notas o referencias que nos sean de utilidad para el desarrollo de nuestra historia.
  5. Definir la línea argumental de la novela nos servirá para su posterior desarrollo y también a modo de sinopsis. Es el hilo conductor sobre el que trabajaremos a continuación.
  6. Esbozar los personajes con sus características (rasgos físicos, forma de hablar o vestir, carácter, relaciones, etc.) también es un paso necesario que nos ayudará en desarrollo de la trama.

ESCRITURA:
Es la actividad que mayor trabajo puede comportar. Con los datos y herramientas preparadas y todo el análisis previo, empezaremos a desarrollar nuestra novela. Partiendo de la idea base y cogiéndonos a los personajes creados, hay que ir dándole cuerpo a la historia que queremos narrar. Aquí no sólo es cuestión de sentarse a escribir y tomar notas allá donde nos llegue la inspiración. Es importante saber que a veces las ideas pueden aparecer en cualquier momento de nuestra vida diaria, como el trabajo, un paseo, mientras hacemos deporte o estamos en el wc…) y que si no las cogemos al vuelo, estas pueden quedar en el olvido. Por esto es necesario disponer de los utensilios que mejor nos sirvan para atraparlas al instante en cualquier momento y lugar. También es una recomendación que si algo de lo escrito no nos parece adecuado, no lo borremos. Bastará con quitarlo de nuestro documento principal de desarrollo y guardarlo en otro documento anexo que siempre podemos releer, revisar o coger esos textos inicialmente desechados en un momento concreto pero que igualmente podrían servir por ejemplo en otro capítulo. Como todo, el desarrollo de una novela es cuestión de práctica y no basta con llenar hojas sin más. Hemos de engancharnos, conectar con la historia que estamos desarrollando y lo ideal sería trasmitir esta pasión y este disfrute al futuro lector. Escribiremos a nuestro ritmo, siendo constantes y si hemos llevado a cabo una buena preparación, todo fluirá con mayor facilidad.
LEER MÁS...

lunes, 18 de abril de 2016

MIS AUTORES FAVORITOS


Dicen que la letra con sangre entra, pero resulta curioso que con los profesores que tuve, en vez de fomentar el gusto por el lenguaje, la filosofía y la literatura, provocaron en mi lo contrario, hasta tal punto, que preferí hacer un bachiller de ciencias, cuando a mí tampoco me gustaban las matemáticas ni la física.
Así una edad un poco tardía para fomentar y adquirir el hábito y placer de la lectura, por mí mismo descubrí este maravilloso mundo de la mano de AlbertoVázquez Figueroa y sus historias como “El perro”, “Yaiza”, “Cienfuegos”, “Tuareg”…
Poco después descubrí los libros de IsabelAllende como “Paula”, “La casa de los espíritus”, “El reino del dragón de oro”, “La hija de la fortuna”…
De GabrielGarcía Márguez, sin dudarlo que quedo con “Cien años de soledad”, cuyo descubrimiento me pareció lo más sorprendente de mis breves andares literarios.
Descubrí también a NicholasSparks y su “Mensaje en una botella”, que fue el libro que más ávidamente leí, y aún me siguen gustando sus novelas y adaptaciones llevadas al cine.
Y con el tiempo llegó JoséSaramago, con las historias más increíbles que había leído hasta el momento: “Ensayo sobre la ceguera”, “Las intermitencias de la muerte”, “El hombre duplicado”, “Todos los nombres”, “El evangelio según Jesucristo”… que son sin duda muchos de mis libros favoritos.
Igualmente se encuentran en mis estanterías bastantes libros de JorgeBucay, Paulo Cohelo y alguno de Louise Hay.
Por el camino también hay otros autores quizá menos conocidos que me han sorprendido con algunas de sus obras y que también ocupan un lugar entre mis estanterías.

En cuanto a libros concretos se refiere, me quedo con todos los de Saramago, los de Jorge Bucay e Isabel Allende, además de “El abuelo que saltó por la ventana y se largó”, las trilogías “Millenium” y “Cincuenta sombras de Grey”, “Les mans de la deixebla”, “Favor por favor”, “La sombra del viento”, “Las perlas peregrinas”, “Braveheart”, “Los pilares de la tierra”…
LEER MÁS...

lunes, 11 de abril de 2016

CÓMO ESCRIBIR UNA NOVELA: METODOLOGÍA

Llega el momento de establecer cómo vamos a llevar a cabo nuestro proyecto, es decir las herramientas y procedimientos que utilizaremos para conseguir los objetivos que pretendemos alcanzar con el mismo.
En el caso de escribir una novela, como herramientas de trabajo obviamente hemos de contar con la principal de todas: el lenguaje y la forma en que lo utilicemos; la elección de las palabras, la construcción de las frases, su complejidad… es cuanto dará ritmo a la lectura.
También tenemos otra herramienta importante que será la que más pueda atraer el interés del lector: la trama, que es cuanto sucede en el transcurso de la historia, la ambientación, la secuencia de los hechos, las relaciones entre los personajes, etc.
Otra herramienta destacable es la elección del tipo de narrador, que a fin de cuentas también es el personaje principal de la historia y este puede estar contándola como protagonista, como testigo de los hechos, ser un narrador omnisciente o un mero observador que presenta los hechos sin opinar. Este narrador permitirá que el lector conecte de un modo u otro con la historia, además de poder hacerla más o menos verosímil o creíble.
Por último tenemos a los personajes, su forma de ser, hablar, pensar o actuar, que son los que generarán vínculos o lazos de empatía o rechazo en el lector y que a su vez dotarán a la novela de mayor profundidad.
Aclarado esto, es el momento de ponernos manos a la obra y establecer las actividades que llevar a cabo para escribir nuestra novela.
LEER MÁS...

lunes, 4 de abril de 2016

EL ROBOT

A nivel coloquial, resulta curioso que cuando alguien hace bien una determinada tarea o destaca en un campo, a modo de elogio solemos decirle que “es una máquina”. Lo cierto es que a mí me lo han dicho bastante en diferentes aspectos y contextos, pero si en algo puedo decir que destaqué más, hasta el punto de ganarme el mote de “el robot”, fue bailando. De eso hace ya casi veinte años, pero aún me encuentro gente que me conoce como “el robot”, quizá no sólo porque lo hacía bien, sino por mi forma de moverme  cuando estaba en una sala en la que sonaba música máquina.
Me gusta la música y aunque no tenga un gran oído musical ni aparente sentido del ritmo, tengo unas preferencias musicales muy variadas, que van desde temas clásicos a lo más techno y en mi adolescencia, para bailar, mi música preferida era la “makina”, el “techno”, o el “trance” y me sigue gustando este tipo de música que para algunos sólo es ruido pero que está cargada de ritmos y melodías. He de decir que hasta los gogos se paraban para verme bailar, pero además de esto, muchos venían a preguntarme qué me había tomado o si tenía alguna pastilla para vender, porque además, bailaba sin parar desde la apertura hasta el cierre de las discotecas. ¡Ni siquiera tomaba alcohol! Si hubiese querido vender pastillas de calcio, me habría forrado. Sólo tomaba música. No visitaba las discotecas para tratar de relacionarme con otras personas. No usaba el alcohol para combatir mi carácter tímido e introvertido. Sólo estábamos la música y yo. Dejaba atrás mi sentido del ridículo, el miedo escénico o la timidez y destacaba en la pista de baile y en las tarimas. Dejaba que esta entrara en mi cuerpo y tomase total control de él. Hasta los disk jockeys se dieron cuenta y apreciaron cómo sus giros musicales provocaban y conducían los movimientos de mis diferentes partes del cuerpo.
Así, me moví por la provincia y todo su abanico de discotecas destacadas del sector, a las que incluso algunos amigos me llevaban y me dejaban en la pista de baile, “ligando” a mi costa por el hecho de conocerme, presentarme o hablar de mí. Se creaban grandes cercos a mí alrededor y ver a la gente rodeándome también me daba fuerza y energías para aguantar moviéndome sin parar.
¡Qué recuerdos! Pero en fin. Aunque me sigue gustando esa música y siento como sus ritmos pretenden volver a mover mi cuerpo, mis maltrechas rodillas no acompañan y eso ya forma parte del pasado, pero lo cierto es que si en su día hubiesen convocado concursos de baile como los de esos programas de televisión que lo promueven, más de uno me habría animado a participar. Otra cosa es que yo finalmente hubiese decidido hacerlo.
LEER MÁS...

lunes, 28 de marzo de 2016

CÓMO ESCRIBIR UNA NOVELA: DESTINATARIOS

Una vez hemos concretado los objetivos que queremos alcanzar con el proyecto que estamos planificando llevar a cabo, es necesario definir quienes van a ser el blanco de nuestra intervención. En el caso de un escritor, podría resultar ambicioso pretender que su libro llegase a todo el mundo y todos los públicos, porque esto, además de suponer un gran esfuerzo, igualmente podría conllevar que esta meta o adaptación para conseguirla, dejase fuera aspectos importantes que no podríamos incluir de igual modo si nos centrásemos en un público determinado. Así pues, lectores puede haber muchos, aunque sería recomendable que nos centrásemos en un determinado tipo de lector para una novela concreta o para todas nuestras novelas, porque no es lo mismo escribir para un público adolescente que para un público infantil o adulto, masculino o femenino, escolares, estudiantes, universitarios o profesionales de un determinado sector o simplemente para gente interesada en un tema o interés concreto, etc.

Focalizar el destinatario es un paso muy importante que nos servirá para centrar nuestra actuación antes de iniciar la puesta en marcha del proyecto, dado que condicionará nuestra forma de plantearlo y llevarlo a cabo.

En este sentido, una vez tengamos claro nuestro destinatario y nos pongamos manos a la obra con nuestro proyecto, en este caso particular, una novela, es importante tener en cuenta que de algún modo tarde o temprano tendremos que hacerle llegar al lector si nuestro libro es para él o no antes incluso de que lo compre y lo o lea. Obviamente esto correspondería ya a las fases finales de nuestro proyecto, en concreto a la fase de publicación. Para ello, quizá sólo tendríamos como herramienta publicación en editoriales centradas en un público determinado, la venta en sitios especializados en un determinado sector, o en cualquier caso la portada u opiniones publicadas previamente por los agentes colaboradores en nuestro proyecto. Esto es algo que también deberíamos tener en cuenta a la hora de perfilar nuestro destinatario y cómo llegar a él.

Concretado más o menos nuestro destinatario, es necesario conectar con él, con sus expectativas, con sus intereses o inquietudes; con su capacidad de entender e implicarse en la lectura o con la finalidad que él pretende alcanzar con la lectura de nuestra obra, aspectos que entran a formar parte de la metodología empleada para este propósito.
LEER MÁS...

© Daniel Balaguer