lunes, 25 de enero de 2016

UNA RECETA DE LA FELICIDAD

En mi breve reseña biográfica hablo de una finalidad: vivir en un mundo mejor y ser más felices, pero ¿qué es la felicidad?
Antes de escribir estas líneas, podría haber investigado diferentes definiciones en la web o entre los grandes filósofos de la humanidad u otras fuentes de mayor prestigio y credibilidad, aunque he decidido no hacerlo buscando no “impregnarme” de las ideas o pensamientos de otros. Quizá conviene después que busquemos otras definiciones y las comparemos. Así pues, aunque  esta definición propia pueda parecer algo pobre, patética o poco analizada, voy a tratar de definir de la manera más sencilla posible qué es para mí la felicidad, que es cuanto busco y quiero acercar con mis escritos. Te lo cuento para que sepas reconocerla cuando la encuentres o sepas por donde no has de moverte si la buscas.
Antes de empezar, quizá cabe decir que es difícil estar siempre en un estado de felicidad permanente, pero cuantas más veces lo experimentemos o alimentemos estos estados, más fácil nos resultará, mejor viviremos y también lo harán quienes se encuentren en nuestro camino.
Para empezar a definir la felicidad, partiría diciendo que es un estado de satisfacción personal que proporciona alegría y tranquilidad a nuestras vidas. Si profundizamos un poco, esto tiene bastante que ver con estar a gusto con lo que uno es, hace o tiene; saber disfrutarlo o aprovecharlo; apreciar lo sencillo, sonreír a menudo y para ello es implícitamente necesario carecer de odios, envidias o avaricia.
Así pues, la felicidad se disfruta con lo que se hace, se es o se tiene sabiendo que todo es pasajero y lo que tenemos hoy puede ser que no lo tengamos mañana. Entonces sólo cabe la gratitud hacia lo que se tiene en el momento.
Para mí, la felicidad también está muy relacionada con valores como la honestidad, la sinceridad o la transparencia, dado que si mentimos o tenemos dobles intenciones, estamos atentando contra nosotros mismos y contra los demás y eso genera un estado de intranquilidad o lucha interior, además de la ansiedad que puede provocar este doble juego.
Para ser feliz, también es necesario no contribuir a crear “malos rollos” o causar daños o sufrimiento a los demás; no permitir que predomine el pesimismo en nuestras vidas; no menospreciarnos tanto que demos una imagen que lleve a los demás a actuar de manera caritativa hacia nosotros.
La felicidad da sentido y plenitud a nuestras vidas, pero no nos hagamos ilusiones o que no nos engañen. La felicidad no es algo que pueda darnos nada ni nadie, ni reservado para nosotros en un paraíso después de la muerte. Podemos ser felices aquí y ahora.
Quizá es importante que tengamos presente que a veces nos han acotado la felicidad porque si fuésemos felices no podríamos ser controlados o gobernados por el consumo, el deseo o las religiones que tantos intereses mueven en el mundo; no necesitaríamos de la esperanza que ellos nos venden y por la que nosotros pagamos de un modo u otro; no tendríamos apego o dependencia a nada ni nadie.
Releyendo estas líneas, puede parecernos complejo, pero no nos asustemos; es más fácil de lo que parece. Sólo hay que empezar a poner en práctica alguno de estos aspectos y veremos como cada vez nos cuesta menos.

¿Y tu? ¿Tienes otra receta? ¿Eres feliz? ¿Te gusta lo que haces? ¿Qué harías para cambiarlo si no lo eres?
LEER MÁS...

lunes, 18 de enero de 2016

CÓMO ESCRIBIR UNA NOVELA: FASES PARA ESCRIBIR UNA NOVELA

IDENTIFICACIÓN: En esta primera fase hemos de observar cómo está el mercado editorial; qué libros destacan, qué géneros tienen mayores ventas, qué temas interesan a los lectores, cómo está el panorama literario a nivel nacional o internacional (si está en auge, estancado o en declive, tendencias), qué editoriales publican lo que yo quiero escribir, etc.  También realizaremos un estudio sobre nosotros mismos; nuestras capacidades, limitaciones, nuestra actitud, dedicación, etc. Partiendo de aquí, podemos hallar algunos puntos clave que hemos de tener en cuenta para crear nuestra novela, como la temática, lo que se ha escrito antes al respecto y cómo se ha hecho o introducir en ella aspectos de actualidad que busquen, interesen o preocupen a los lectores, que al fin y al cabo son nuestro público objetivo. Además, veremos qué aspectos de nosotros mismos hemos de potenciar, qué hemos de cambiar, qué nos limita o nos distrae, etc.
FORMULACIÓN: Llega ahora el momento de planificación de nuestro proyecto de novela. Aquí vamos a organizar la secuencia lógica de los pasos a seguir; es algo así como ir respondiendo a una serie de preguntas como ¿Qué quiero escribir? ¿Por qué quiero escribirlo? ¿Para quién voy a escribirlo? ¿Cómo voy a escribirlo? ¿Cuándo voy a escribirlo? ¿Dónde voy a escribirlo? ¿Qué necesito para escribirlo? ¿Qué puede dificultar mi escritura? ¿Dónde voy a publicarlo? ¿Cómo mediré mis avances? ¿De qué recursos dispongo para escribir? ¿Qué medios necesitaré para escribir? ¿Qué apoyos necesitaré para esta tarea? ¿Cuáles son mis limitaciones? ¿Qué debo hacer para paliar mis carencias? ¿Qué gastos me ocasionará la tarea de escribir, corregir, maquetar o publicar? ¿Cómo me financiaré? etc.
EJECUCIÓN: Una vez analizado y planificado todo lo anterior, buscados los recursos necesarios, etc. llegará el momento de escribir, revisar, corregir y publicar nuestra novela. Si la presentaremos a un concurso literario, si la enviaremos a alguna editorial o si la publicaremos por nosotros mismos.
EVALUACIÓN: Aquí mediremos el alcance de los resultados obtenidos; si estamos satisfechos con nuestra novela, si ha gustado a los lectores, si hay que hacer alguna modificación futura, si ha sido publicada, si tiene buenas críticas, qué obstáculos hemos encontrado… Es importante tener en cuenta que hemos de ser críticos e imparciales con nosotros mismos.
Aclarado esto, ¡Vamos allá!
LEER MÁS...

lunes, 11 de enero de 2016

GRACIAS

Internet es un espacio fantástico para trabajar, crear, aprender, compartir, comunicar, relacionarse y llenar nuestro tiempo de ocio.
Aunque yo no soy de los que pasa mucho tiempo “navegando” por la red, a mí me resulta de gran utilidad para mi proceso de aprendizaje personal, para encontrar información sobre temas de mi interés o la ejecución de determinadas tareas de mi vida cotidiana, como ideas sobre recetas de cocina o alimentación, creación y personalización de una página web, mantenimiento y reparación de equipos informáticos, vida de pareja, relaciones humanas, cultivo, etc.
Así pues, quiero dedicar este pequeño espacio para agradecer el esfuerzo y dedicación de todos aquellos que comparten sus opiniones y sus conocimientos en esta red pública de la que muchos nos nutrimos. Gracias a los internautas y desarrolladores que comparten de manera altruista sus aplicaciones, conocimientos y experiencias en esta red donde otros millones de personas encontramos respuestas a nuestras dudas, preocupaciones, problemas y necesidades.
¡Gracias!
LEER MÁS...

lunes, 4 de enero de 2016

DIARIO DE UN NOVELISTA

DIARIO
Hace muchos años hice algunos cursos de diseño de proyectos en el ámbito social con los que disfruté mucho y recuerdo que hubo especialmente uno de ellos en el que me dije a mí mismo: "esto es lo mío"; " he nacido para esto", pero tras haberle dado un buen uso a lo aprendido en una ONG en la que estuve colaborando como voluntario unos cuantos años, por circunstancias de la vida, esta formación quedó en desuso. Hasta el momento, ya no he vuelto a tener la necesidad de usarla. Aunque ahora, coincidiendo con las prácticas de otro curso de coaching personal que he iniciado, en el que se busca la manera de alcanzar las metas personales, veo que guarda muchas similitudes con el diseño de un proyecto. De modo que considero que ha llegado el día de quitarme el óxido para aplicar el modelo de planificación y gestión de un proyecto al marco de la creación de una novela, aunque también podríamos aplicarlo en muchos ámbitos más.
Así pues, explicando un poco los motivos, he de anotar que en la creación de un proyecto ha de haber un meticuloso orden y organización, además de una gran perspectiva y amplitud de miras. También es importante tener clara una meta y así definir todas las acciones necesarias para conseguirla. Obviamente no lo podemos controlar todo, pero debemos alcanzar el mayor grado de concreción posible en su formulación para conseguir los fines que den éxito al proyecto. Recuerdo que en otro de estos cursos, el formador decía que el nivel de observación del proyecto ha de ser tal, que hasta lo imprevisto debe estar previsto.
Aunque no soy nadie en el mundo literario, no pretendo aquí dar consejos ni lecciones. Voy a crear este diario con el que organizar mis propios pasos para escribir una novela desde el punto de vista y la organización de un proyecto a nivel técnico con unos pasos bien organizados. Voy a compartir lo que sé y lo que he aprendido. Ahora bien, es necesario aclarar que por el momento no puedo aportar mucho sobre temas como la creación de los personajes, el desarrollo de la historia o la corrección de estilo, aunque obviamente la propia planificación y ejecución de proyecto me llevará a subsanarlo.
Aquí, me voy a centrar en la parte técnica, en la que definimos nuestra meta, pasos a seguir, medios a utilizar, análisis de fortalezas o debilidades, el entorno, los destinatarios, la metodología, búsqueda de apoyo, plazos de ejecución, financiación, recursos disponibles o necesarios, el equipo de trabajo, etc.

Esta es una aventura en la que no sé hasta dónde llegaré o cómo acabará, aunque este “diario de un novelista” igualmente me va a servir para analizar y medir mis avances. Y ya que estoy en ello, he decidido compartirlo bajo la etiqueta "DIARIO" por si a alguien también le puede resultar de utilidad.
Además, este diario puede convertirse en un arriesgado ejercicio personal que en un futuro me permitirá mirar con retrospectiva para ver lo que era, a qué aspiraba y donde he llegado o en que me he convertido, recordándome también mis valores y principios de forma pública.
LEER MÁS...

© Daniel Balaguer