lunes, 14 de marzo de 2016

CÓMO ESCRIBIR UNA NOVELA: OBJETIVOS

Siguiendo con la planificación de nuestro proyecto, en mi caso escribir una determinada novela, debería definir no sólo cuál pueda ser propia mi meta con ella, sino qué espero conseguir en el lector. Tendría por tanto diferentes tipos de objetivos en mi planteamiento. En primera instancia, lo que deberíamos preguntarnos es dónde quiero llegar con ella, si quiero presentarla a una editorial o a un concurso literario o si quiero publicarla por mí mismo; qué quiero que sea: un libro comercial y muy vendido o un libro que cuente lo que yo creo que es importante y necesario o el libro que diga quién soy o por el que me conozcan otras personas o un libro que suscite polémica y crítica.
Y por otro lado, siendo los objetivos más importantes y que deben primar en todo proyecto, deberíamos preguntarnos qué esperamos conseguir en el destinatario final, en mi caso el lector: ¿Qué compre el libro? ¿Qué lo recuerde una vez leído? ¿Qué tenga algún determinado sentimiento? ¿Qué reflexione sobre un tema concreto? ¿Qué pase un buen rato leyendo? ¿Qué lo lea con avidez? ¿Qué quiera leer más? ¿Qué empatice con algún personaje? ¿Qué se cree una determinada opinión? ¿Qué se crea una historia? ¿Qué le empuje a cambiar o actuar?... 
Éste último es el apartado más difícil, porque en cierta medida dependerá no de nosotros mismos, sino del lector, de lo que conozcamos o sepamos de él y sus necesidades, y aquí entrará en juego nuestra habilidad para conectar con él. Es ahí donde está el truco, la diferencia respecto a cualquier otro proyecto. Esto implica definir y conocer bien a un destinatario concreto: lectores puede haber muchos, pero nosotros podemos centrarnos en un determinado tipo de lector para una novela concreta o para todas nuestras novelas.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

© Daniel Balaguer