lunes, 18 de abril de 2016

MIS AUTORES FAVORITOS


Dicen que la letra con sangre entra, pero resulta curioso que con los profesores que tuve, en vez de fomentar el gusto por el lenguaje, la filosofía y la literatura, provocaron en mi lo contrario, hasta tal punto, que preferí hacer un bachiller de ciencias, cuando a mí tampoco me gustaban las matemáticas ni la física.
Así una edad un poco tardía para fomentar y adquirir el hábito y placer de la lectura, por mí mismo descubrí este maravilloso mundo de la mano de AlbertoVázquez Figueroa y sus historias como “El perro”, “Yaiza”, “Cienfuegos”, “Tuareg”…
Poco después descubrí los libros de IsabelAllende como “Paula”, “La casa de los espíritus”, “El reino del dragón de oro”, “La hija de la fortuna”…
De GabrielGarcía Márguez, sin dudarlo que quedo con “Cien años de soledad”, cuyo descubrimiento me pareció lo más sorprendente de mis breves andares literarios.
Descubrí también a NicholasSparks y su “Mensaje en una botella”, que fue el libro que más ávidamente leí, y aún me siguen gustando sus novelas y adaptaciones llevadas al cine.
Y con el tiempo llegó JoséSaramago, con las historias más increíbles que había leído hasta el momento: “Ensayo sobre la ceguera”, “Las intermitencias de la muerte”, “El hombre duplicado”, “Todos los nombres”, “El evangelio según Jesucristo”… que son sin duda muchos de mis libros favoritos.
Igualmente se encuentran en mis estanterías bastantes libros de JorgeBucay, Paulo Cohelo y alguno de Louise Hay.
Por el camino también hay otros autores quizá menos conocidos que me han sorprendido con algunas de sus obras y que también ocupan un lugar entre mis estanterías.

En cuanto a libros concretos se refiere, me quedo con todos los de Saramago, los de Jorge Bucay e Isabel Allende, además de “El abuelo que saltó por la ventana y se largó”, las trilogías “Millenium” y “Cincuenta sombras de Grey”, “Les mans de la deixebla”, “Favor por favor”, “La sombra del viento”, “Las perlas peregrinas”, “Braveheart”, “Los pilares de la tierra”…

No hay comentarios :

Publicar un comentario

© Daniel Balaguer