lunes, 30 de mayo de 2016

Una grata sorpresa

Hace unos días comentaba cierta falta de motivación para escribir, pero el pasado martes sucedió algo completamente inesperado: Recibí las bases de la 22 edición del premio de Literatura Erótica la Vall d’Albaida, concurso al que ya me he presentado en distintas ocasiones y con diferentes novelas.
Era inimaginable que se convocase este concurso en unas fechas en las que en ediciones anteriores ya concluía el plazo de entrega de los trabajos literarios que optaban a él. Además, hasta hace poco esta convocatoria se había convertido en bianual, por lo que en principio este año no iba a convocarse.
Podría decir que es algo que “me ha pillado en bragas”, pero tendría 2 meses para presentar otra novela a este concurso. Un nuevo y atractivo reto se muestra por delante. He pensado retomar la novela que quise presentar el año pasado (El agujero negro, El forat negre en valenciano), porque acabé presentando otra que ya he publicado, así que es posible que tenga que dedicarme en cuerpo y alma a esta obra y por tanto, abandone otro tipo de tareas.
Para empezar, he rediseñado la portada y ahora mismo voy a perfilar la línea argumental y los personajes y ver el material que ya tenía escrito.

Y de paso, aprovecho para publicar las bases por si alguien más se anima.

LEER MÁS...

lunes, 23 de mayo de 2016

CÓMO ESCRIBIR UNA NOVELA: ACTIVIDADES (III)

MAQUETACIÓN
Una vez hemos acabado el trabajo de escritura, es necesario su montaje como libro: la paginación, la separación de los capítulos, pies de página, el índice, la portada y la contraportada, si introducimos ilustraciones, la sinopsis, los créditos, una reseña biográfica del autor…
Observar cómo están maquetados los libros de las editoriales puede orientarnos en este apartado. Para el diseño de la portada, también podemos tomar como referencia las portadas de libros de temática similar al nuestro, las portadas de los libros más vendidos, etc. pero un aspecto importante sobre ella es que la portada ha de ser relevante con el contenido, es decir, la portada ya ha de estar presente dentro de la historia de la propia novela. No ha de ser sólo una imagen bonita, elegante o con gran diseño cuya única finalidad sea conectar de inmediato con el lector. Si hacemos esto, puede convertirse también en todo un golpe de efecto sobre el lector una vez haya sido leída nuestra obra. Yo lo he hecho por primera vez en mi novela El juego y es fascinante. Hemos de tener en cuenta que lo primero que verá el lector es la portada y si esta le atrae, hay más posibilidades para que lea la sinopsis, que igualmente es un elemento sumamente importante. Una buena o una mala sinopsis hará que el posible lector siga adelante y coja nuestro libro o no. Aquí es cuestión de leer y analizar diferentes sinopsis antes de crear la nuestra. Igualmente podríamos darla a leer a otras personas a ver si con ello conseguimos crear una gran sinopsis que resulte atrayente.
En cuanto al contenido del libro, la mayoría de tareas básicas de maquetación las podemos hacer con el propio procesador de textos (tipo Microsoft Word o LibreOffice Writer), pero primero que nada es importante elegir el tamaño de la página, porque será la base para el montaje del libro y sobre este tamaño, cuadraremos todo el texto del contenido. Aunque también hemos de saber que si lo vamos a presentar a una editorial o a un concurso, de momento este no será tan relevante como si lo vamos a auto-publicar.
Si fuese nuestro caso y en el contenido vamos a introducir ilustraciones, por ejemplo hemos escrito un cuento, ya tendríamos que manejar otros programas como Ilustrator o Scribus.
Para el montaje de la cubierta, por sus posibilidades, lo mejor es utilizar un programa de diseño gráfico que nos permitirá múltiples efectos sobre las imágenes elegidas además de trabajar por capas, transparencias, etc. Un buen programa para ello es el GIMP.
PUBLICACIÓN
Normalmente cualquier persona que escribe un libro tarde o temprano suele tener como finalidad su publicación. Este es el mayor reto para todo escritor novel. Es importante tener más o menos claro el destino del libro, incluso antes de escribirlo, porque por ejemplo si este va a ir destinado a un concurso literario, deberá ajustarse a las bases del concurso. De resultar ganadores, ya tendríamos el problema resuelto.
Si por otro lado quisiésemos tratar de publicarlo en una determinada editorial, de algún modo nuestra novela tendría que ser acorde con las líneas de publicación de la propia editorial y eso sólo lo descubriremos conociendo a fondo la editorial y a los autores que publican en ella. Quizá es el camino más difícil. Aquí tendríamos que contactar con la editorial y conseguir que lean nuestro libro y nos hagan llegar una valoración de él. Posiblemente haya muchos otros autores haciendo lo mismo. Todo es cuestión de constancia y elegir la editorial o editoriales sobre las que hacerlo, teniendo en cuenta que no deberíamos enviar el libro a la vez la diferentes editoriales. Primero esperaríamos la respuesta de una antes de intentarlo con otra para no comprometer los posibles derechos de publicación.
La tercera vía posible es tomar el camino de la auto-publicación. Aquí tendríamos que hacer una inversión más o menos grande dependiendo de la editorial y el número de ejemplares a imprimir (algunas establecen un mínimo). Podemos buscar muchas editoriales que se dediquen a ello, pero siempre es importante consultar previamente en cualquier tipo de foro para ver las opiniones y experiencias que otros autores hayan podido tener con ellas. Es importante leer y entender bien las condiciones y el contrato. Existen además portales como CreateSpace con los que podremos maquetar y publicar nuestra novela en papel e incluso imprimir desde uno a cientos de libros a un precio muy competitivo y con un acabado interesante. Por otro lado, tampoco deberíamos olvidar la posibilidad de publicarlo en formato electrónico y para ello podemos contar por ejemplo con Kindle o Google Libros.
PROMOCIÓN
De nada servirá todo nuestro trabajo y esfuerzo anterior si no invertimos en la promoción de nuestra novela. Obviamente un concurso literario ya catapulta la promoción de una novela. Una editorial ya consolidada y con larga trayectoria en buena parte también se encarga de promocionar sus libros para que se vendan, pero el autor igualmente juega un papel fundamental y es necesario conectar con el público. En cualquiera de estas vías, participar en las presentaciones de los libros, difundirlos en las redes sociales, hacer presentaciones en casas de cultura, bibliotecas y librerías, reseñas en revistas y periódicos, etc. son algunas de las herramientas para hacerlo.
Si nos decantamos por la auto-publicación, también tendríamos que hacer lo mismo pero esto además supondrá una inversión: publicidad en radio, carteles, dípticos, marca páginas… Queramos o no, esto tiene un coste que en este caso recae íntegramente sobre el autor, aunque aquí cabría la posibilidad de buscar patrocinadores. Incluso hay portales en Internet con los que conseguir los recursos necesarios tipo Verkami o Libros.com
Después de todo, el márqueting necesario para lograr nuestra meta también requerirá una buena planificación y eso tampoco será tarea fácil en este sector tan competitivo y saturado de toda clase de anuncios y publicidad por doquier. Pero bueno. No cabe duda que tendremos que ponernos a ello. Por mi parte, esta es mi tarea pendiente.
LEER MÁS...

lunes, 16 de mayo de 2016

MOTIVACIÓN


Para todo cuanto queramos llevar a cabo en la vida se necesita una motivación, algo que nos anime a realizar o continuar adelante en nuestro proyecto o iniciativa. Esta motivación también nos puede dar fuerzas para superar los posibles obstáculos que encontremos en el camino.

A mí me gusta escribir y a menudo, con sólo sentarme delante del ordenador y pensar en una pequeña idea, las palabras fluyen con facilidad y se suman unas tras de otras llenando páginas enteras. Pero ahora mismo y desde hace algún tiempo, me siento cansado, sin ganas; me cuesta encender el ordenador, escribir, no distraerme, mantenerme despierto. Además de la escritura, tengo otras tareas que llevar a cabo con el ordenador y me cuesta mucho cumplir con ellas. Ahora mismo también he de hacer un gran esfuerzo para probar recetas nuevas que publicar en mis dos blogs de cocina.

Trato de acostarme pronto, quito la alarma del despertador para que mi cuerpo se despierte cuando haya descansado suficiente, pero aún así, me siento cansado; no tengo ganas de escribir. Podría decir que además de cansado, estoy desmotivado.

Cuando escribo, a menudo me gusta hacerlo a contrarreloj, a modo de reto personal, pero ello requiere una motivación, una meta alcanzable y un plazo de tiempo. Un concurso literario podía ser esta meta a la vista que me diese esta motivación necesaria, pero ahora mismo no tengo ninguno a la vista. Quizá son en estos momentos, cuando las fuerzas flaquean y el cansancio acecha, cuanto más se necesita del apoyo de alguien, pero casualmente la tarea de escribir se caracteriza por ser un trabajo solitario, introspectivo, de reflexión, de pensar,… Cosas que precisamente van con mi carácter o forma de ser.

Así que quizá es el momento de dejar pasar estas nubes, descansar un poco más y recuperar las ganas.


LEER MÁS...

lunes, 9 de mayo de 2016

CÓMO ESCRIBIR UNA NOVELA: ACTIVIDADES (II)

CORRECCIÓN:
La vorágine con que puede llegarnos la inspiración también puede conducirnos a una escritura compulsiva y apresurada. Así que por muy meticulosos que seamos escribiendo o aún poseyendo grandes conocimientos de ortografía y gramática también podemos cometer este tipo de faltas.
A menudo será necesario releer varias veces lo escrito para ver que no repitamos palabras, que hayamos escrito los acentos, las comas o los puntos, etc.
Obviamente un corrector profesional siempre lo hará mejor que nosotros y aunque seguramente merezca la pena, quizá sea algo que no nos podamos permitir, pero un buen amigo también nos podría ayudar en esta tarea.
MACERACIÓN:
La relectura de nuestra novela según vamos escribiendo puede ser un proceso infinito que vaya añadiendo correcciones y cambios constantes. Pero tarde o temprano, en algún momento daremos por concluida nuestra novela. Una vez sea así, es conveniente dejarla reposar un tiempo. Pasado este período, que pueden ser días o semanas, desde la distancia, una vez la releamos, en la revisión podemos encontrar faltas que se nos pasaron por alto o cambiar cosas que antes nos parecían adecuadas y ahora no.
REVISIÓN:
Tras dejar un tiempo en reposo la novela que hemos acabado de escribir, trataremos de revisarla con el mayor esmero que nos sea posible fijándonos especialmente en aspectos como la ortografía, la puntuación o las palabras que pueda haber muy repetidas y próximas entre sí para hacer las correcciones ortográficas o gramaticales pertinentes, buscar sinónimos, ajustar los párrafos o los diálogos de los personajes, etc. Es el momento de hacer los cambios de última hora antes de dar por finalizado nuestro trabajo.
REGISTRO EN LA PROPIEDAD INTELECTUAL:
Es un paso importante que asegurará la autoría de nuestra obra, protegiéndonos de la posibilidad de plagio o copia no autorizada. Sería conveniente realizarla antes de darla a leer a otras personas para que la valoren, pero depende del grado de confianza que tengamos con ellas, aunque lo podríamos hacer después por si vamos a introducir cambios notables en la novela tras recibir las valoraciones de estos primeros lectores.
Hacerlo es sencillo. Bastará con imprimir una copia paginada de nuestro libro, encuadernarla (con gusanillo es suficiente) y rellenar un formulario en el que se indique el autor o autores (y parte de la que es autor cada uno), número de páginas, si las imágenes que podamos incluir son de nuestra autoría, si ya ha sido publicada (en cuyo caso habrá que indicar el ISBN y presentar una copia del libro publicado y otra en el depósito legal)… Hay que pagar una tasa que dependerá también del número de autores partícipes en la novela.
Con todo esto, bastará presentarlo en la oficina territorial de la propiedad intelectual. Unos meses después recibiéremos la respuesta en la que nos darán el número de registro.
VALORACIÓN:
Cuando nosotros demos por finalizada nuestra novela, será el momento de que la lean otras personas para ver qué les parece, si algo les confunde o les desagrada, si les atrae el título, si han encontrado faltas, si algo se debería cambiar, si les gusta, si les engancha la lectura,… Dependiendo del tipo de lectores que sean, si estos no están familiarizados con la materia, a menudo estas opiniones procedentes de nuestros amigos o familiares pueden ser un poco indulgentes, poco objetivas o parcas en palabras. Además de pedirles sinceridad, puede ser útil preparar un breve cuestionario en el que tengan que responder a una serie de ítems con los que recojamos más objetiva y claramente la información que necesitamos para ver si hemos alcanzado los objetivos que inicialmente nos habíamos propuesto. Obviamente un entendido en la materia nos puede aportar muchas más sugerencias o cambios que den mayor calidad a nuestro trabajo. Pero salvo que tengamos este tipo de “amigos”, este es un servicio que también se paga.
RETOQUE FINAL:
Con las sugerencias y correcciones que nos aporten las valoraciones, haremos los cambios pertinentes en nuestra obra. Cabe decir que si estos cambios fuesen muy grandes, o se cambiase el título, sería necesario registrar nuevamente este trabajo.


LEER MÁS...

lunes, 2 de mayo de 2016

PASIONES Y AFECTOS


Me considero una persona apasionada y muy cariñosa, pero esto último es algo que nadie podrá percibir con facilidad. Es más, con tratar un poco conmigo seguramente cualquiera puede pensar todo lo contrario: que soy frío y distante.
En realidad no es así, aunque quizá esto pueda ser algún tipo de coraza impresa en mi subconsciente, porque lo cierto es que analizándome un poco, he llegado a descubrir que al tratar con asiduidad a cualquier persona que me suscite cierta simpatía, esto fácilmente despierta en mí afectos que me suponen adentrarme en un “terreno pantanoso” de relaciones personales que temo dónde podrían llevarme.
Es por ello que prefiero mantener distancias, y muy especialmente con el sexo femenino, porque además podría decir que soy bastante “enamoradizo”. De modo que hablando de cariño y afecto, he de decir que este queda reservado exclusivamente para mi mujer y mis hijos, a quienes me encanta acariciar, abrazar y besar a diario, incluso me los “como” con tiernos bocados a menudo. Esto lo hago con tantas ganas y deseo, que alguna dentellada también se me escapa.
Si de piropos o halagos hablamos, estos igualmente quedan reservados para ellos. No soy capaz de decirle a nadie más si le sientan bien unos vaqueros, si está guapa o si le favorece el corte de pelo, etc. 
Así que quizá quepa advertir que si eres una persona a la que veo todos los días y charlamos tranquila y animosamente al menos media hora, es posible que te coja cariño pero es altamente probable que no te lo exprese, pero si eres mujer, seguramente estas charlas ni siquiera tendrán lugar.
LEER MÁS...

© Daniel Balaguer