lunes, 3 de octubre de 2016

CÓMO ESCRIBIR UNA NOVELA: PRESUPUESTO

Siguiendo con la planificación de nuestro proyecto antes de empezar a llevarlo a cabo, es el momento de definir cuál será el presupuesto o el coste para poderlo realizar y cómo se va a financiar. En él deben incluirse todos los gastos que implicará su realización: mano de obra, formación, uso de instalaciones, materiales, materiales fungibles, desplazamientos, software, gestión, teléfono, electricidad…
Centrándonos por ejemplo en el proyecto de escribir una novela, podríamos partir calculando el coste de un ordenador, que para este menester, no necesita de grandes recursos de hardware y con un equipo básico sería suficiente para escribir, aunque si también vamos a llevar a cabo la maquetación, se requiere un software de tratamiento de imágenes que ya requiere de más recursos en el sistema. El software para escribir y/o maquetar el libro podría ser de pago (Microsoft Word, Photoshop…) pero también hay opciones gratuitas como LibreOffice Writer, Gimp… Además podríamos requerir de la clásica libreta y el bolígrafo para tomar notas allá donde nos llegue la inspiración o un teléfono móvil con la correspondiente aplicación para tomar notas. El uso de los dispositivos electrónicos va a comportar un gasto de luz en función de su uso y quizá esto sería lo más difícil de calcular en este caso, aunque podríamos hacer una estimación en base al consumo energético del equipo por hora de uso y multiplicar esta estimación por las horas diarias que dedicaríamos a escribir y el tiempo que más o menos estimaríamos necesario. Además también habría que sumar el gasto de iluminación si escribimos de noche; el de conexión a Internet para consultar vocabulario o documentar nuestra novela; el coste de los métodos más tradicionales como un diccionario y una biblioteca pública.
Si necesitamos formarnos en un determinado aspecto para llevar a cabo nuestro proyecto con las mejores garantías posibles también será necesario abonar los costes de este curso: matrícula, materiales, desplazamientos… Si además necesitamos contratar a personas para la corrección ortográfica, ilustraciones, traducciones, correcciones de estilo o maquetación, etc. también hemos de incluir estos costes en nuestro presupuesto.
Igualmente añadiremos los gastos de impresión y encuadernación de los borradores con los que trabajar o la copia que presentaremos a la oficina territorial de registro de la propiedad intelectual, en cuyo caso también hay que abonar unas tasas. Y también el coste de las copias que presentar a una editorial o un concurso.
Si nos queremos aventurar más allá, también podríamos definir los gastos que implicaría una tirada de ejemplares para la autopublicación, además de  especificar los gastos de promoción y difusión, como carteles, marca páginas, anuncios en redes sociales, prensa, charlas de presentación…
Y sumando más o menos todo lo reseñado anteriormente, podríamos disponer de una estimación del coste de nuestro proyecto. Llegaría pues el momento de ver de dónde se van a obtener los fondos para financiarlo: si habrá patrocinadores, inversores, créditos o fondos propios. También es interesante reseñar que podríamos contar con algunas plataformas para la obtención de recursos como Verkami o Indegogo.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

© Daniel Balaguer