lunes, 27 de marzo de 2017

CÓMO ESCRIBIR UNA NOVELA: TEMPORALIZACIÓN


Siguiendo con la planificación de nuestro proyecto, es el momento de establecer los plazos de ejecución de las diferentes fases del mismo. Cuando uno trabaja por cuenta ajena, normalmente estos plazos vienen definidos por otras personas o por el ritmo de trabajo que marca la empresa, pero cuando uno trabaja desde casa, por sí mismo, toda la organización, la planificación, la dedicación y el trabajo recaen sobre un único individuo. Con la tarea de escribir una novela, pasaría lo mismo. Puede que al principio la inspiración y las ganas estén presentes y cunda esta tarea de escritura, pero igualmente podemos encontrarnos con momentos en los que las ganas de escribir decaigan. Si se trabaja en equipo, una persona puede tirar de otra, pero si se hace en solitario, a veces el ánimo decae, el tiempo pasa y no se avanza. Lo mismo puede pasar por ejemplo si no tenemos plazos de entrega determinados por un concurso o una editorial.
Por tanto, tratar de definir unos plazos de tiempo para cada una de las fases del proceso de escritura será útil para trazar el camino de creación de nuestra novela. En él, deberíamos incluir un horario de escritura diario; también el tiempo que dedicaríamos a la investigación o documentación previa a la escritura para crear personajes, paisajes, hechos, etc; igualmente marcaríamos el plazo de escritura dentro del que tendríamos que acabar el primer borrador; y por último, el plazo de revisión y correcciones.
Así que ahora que ya tenemos una pequeña guía para llevar a cabo el proyecto de escribir una novela, es el momento de ponerse a ello.
LEER MÁS...

lunes, 20 de marzo de 2017

Un lobo con mucha hambre

Hace poco más de un mes participé por primera vez en un concurso literario de cuento ilustrado. Lo cierto es que era algo que nunca me había planteado y además también hacía mucho, mucho tiempo que no dibujaba, pero tras el perfeccionamiento de mis habilidades en el manejo de un programa de diseño gráfico y la creación de mi primer cuento titulado “un hormiguero”, le cogí el gustillo a eso de crear cuentos y dibujar y me puse a ello con la meta de un concurso al frente.
Presenté un cuento titulado “Un lobo con mucha hambre”, que había escrito en valenciano y traduje para poder optar a ese concurso. Lo dibujé íntegramente yo: personajes, paisajes y demás elementos que aparecen a lo largo de todas las viñetas del cuento.
Partí de un cuento que me había inventado improvisando sobre la marcha una noche antes de que mis hijos se fueran a dormir. Se trataba de una particular versión del clásico cuento de caperucita, pero que salvo un lobo y una niña, poco más tiene que ver. Fiel a mis inquietudes, también pretendía trasmitir cierto mensaje para los más pequeños relacionado con el cuidado de la naturaleza. 
Inicialmente estaba creando este cuento para otro concurso, pero buscando otras convocatorias similares, me encontré con la de Apila Ediciones y decidí presentarlo al concurso que convocaron en Zaragoza.
¡En fin! El pasado día 16 se reveló el veredicto del jurado y como era de esperar, me quedé fuera.
Ahora también me queda esperar el veredicto del jurado del concurso al que quería haber enviado este cuento del lobo y que acabé enviando otro cuento bastante más elaborado que este.
Si no hay suerte, estoy contemplando la opción de llamar a la puerta de alguna editorial o como he hecho en muchas otras ocasiones, publicarlo por mí mismo, incluso gratuitamente en alguna plataforma digital. También he pensado crear un video-cuento de este cuento y otro sobre el del hormiguero, pero todo depende de la implicación familiar para poder llevar a cabo este proyecto.
LEER MÁS...

lunes, 6 de marzo de 2017

RETO SUPERADO

Hace unos días terminé mi tercer cuento ilustrado de 30 páginas que he creado en sólo 25 días. Ya lo he registrado en la propiedad intelectual y también lo he presentado a otro concurso literario. He de decir que estoy muy satisfecho con el resultado y más con el acabado conseguido en otra imprenta respecto a la obra anterior. Aunque con los dos he utilizado la misma técnica, colores y formato, la impresión en papel de esta última obra ha sido notablemente mejor: colores más nítidos, un papel más acorde al tipo de contenido e impresión de mejor calidad, porque lo cierto es que la anterior parecía que yo me la hubiese impreso en casa o que la tinta de la impresora estuviese a punto de agotarse, y eso que me resultó más caro.
Esto de crear cuentos ilustrados parece que se me da cada vez mejor y he disfrutado mucho con ello y especialmente con el reto de crearlo en tan pocos días para poder presentarlo a ese concurso. He de decir que me resulta bastante fácil y productivo crear cuentos, más que escribir novelas, aunque igualmente he de comentar que disfruto sumamente con ambos tipos de creaciones. Lo cierto es que también me gusta esta polivalencia de crear contenidos para un público infantil y para el público adulto.
Tengo otras ideas más en mente y alguna que ya empecé años atrás que tras mis últimos avances, puedo rehacer completamente, pero ahora, salvo cambios, me gustaría centrarme en la novela que también tengo entre manos. Así que voy a darle un respiro al lápiz, aunque sé que lo voy a seguir mirando de reojo, porque lo cierto es que dibujar ha resultado una experiencia fascinante, sumamente atractiva, agradable y que además puedo compartir con mis hijos, que han ido siguiendo los avances diariamente.
Con estos dos últimos cuentos, empiezo a tener un interesante repertorio de personajes, paisajes, y demás complementos que también me agilizarán posteriores trabajos. Ahora sólo me queda esperar la respuesta de los dos concursos a los que he remitido mis respectivos cuentos y si no hay suerte, creo que será hora de hacer algo que he hecho muy pocas veces: presentar mis trabajos directamente a las editoriales.
LEER MÁS...

© Daniel Balaguer