lunes, 27 de marzo de 2017

CÓMO ESCRIBIR UNA NOVELA: TEMPORALIZACIÓN


Siguiendo con la planificación de nuestro proyecto, es el momento de establecer los plazos de ejecución de las diferentes fases del mismo. Cuando uno trabaja por cuenta ajena, normalmente estos plazos vienen definidos por otras personas o por el ritmo de trabajo que marca la empresa, pero cuando uno trabaja desde casa, por sí mismo, toda la organización, la planificación, la dedicación y el trabajo recaen sobre un único individuo. Con la tarea de escribir una novela, pasaría lo mismo. Puede que al principio la inspiración y las ganas estén presentes y cunda esta tarea de escritura, pero igualmente podemos encontrarnos con momentos en los que las ganas de escribir decaigan. Si se trabaja en equipo, una persona puede tirar de otra, pero si se hace en solitario, a veces el ánimo decae, el tiempo pasa y no se avanza. Lo mismo puede pasar por ejemplo si no tenemos plazos de entrega determinados por un concurso o una editorial.
Por tanto, tratar de definir unos plazos de tiempo para cada una de las fases del proceso de escritura será útil para trazar el camino de creación de nuestra novela. En él, deberíamos incluir un horario de escritura diario; también el tiempo que dedicaríamos a la investigación o documentación previa a la escritura para crear personajes, paisajes, hechos, etc; igualmente marcaríamos el plazo de escritura dentro del que tendríamos que acabar el primer borrador; y por último, el plazo de revisión y correcciones.
Así que ahora que ya tenemos una pequeña guía para llevar a cabo el proyecto de escribir una novela, es el momento de ponerse a ello.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

© Daniel Balaguer