lunes, 19 de junio de 2017

BUSCANDO EL EQUILIBRIO

No soy persona dada a los malabarismos, pero como he dicho últimamente, me estoy centrando bastante en la actividad física y esto me está quitando tiempo para escribir y/o dibujar. Lo cierto es que estoy disfrutando mucho al salir temprano con la bici. Esta es la mejor época del año para hacerlo. Me levanto a las seis y cuarto de la mañana y a las seis y media ya me pongo en ruta acompañado por la salida del sol. La montaña está fabulosa a estas horas. Te invade la tranquilidad del entorno; el frescor de la mañana; el aroma de las hierbas y árboles… Y además de vez en cuando me encuentro algún animalillo como conejos, perdices, ardillas, alguna serpiente e incluso unos ciervos.
Poco a poco he ido recordando rutas que hacía hace años cuando salía con la bici los fines de semana y descubriendo otras nuevas. Ahora es todo diferente. La montaña ha cambiado mucho y también he podido ver el deterioro de algunas sendas porque a veces hay quien parece que vaya en moto y erosiona mucho. Además antes siempre salía en grupo y ahora salgo solo porque tampoco conozco de nadie que salga a estas horas entre semana. Aún así, disfruto mucho. Al igual que me pasa con la escritura, es una lástima no poder compartir todas estas sensaciones de la montaña con la familia. Espero que llegue el día.
Tras tres meses con esta actividad, y también en vistas a la temporada que se avecina cuando me ponga a estudiar, he de encontrar la manera de compaginar el deporte con la escritura y dibujar. Así que de momento estoy buscando la manera de hacerlo. Definir un horario para acostarme, otro para levantarme, días de actividad física y días con el ordenador… Pero no es tarea fácil. Trato de acostarme lo más pronto posible y siempre son ya más de las once de la noche, con lo cual a veces levantarme tan temprano me supone bastante esfuerzo. Hay días que no me apetece lo más mínimo salir con la bici, pero saco alguna clase de fuerza oculta y yo mismo me empujo a la calle. Una vez fuera, toda la desgana desaparece. Los pocos días que descanso de la bici, trato de levantarme a la misma hora para escribir o dibujar y alguna cosa he podido ir haciendo, como programar algunas publicaciones en mis bitácoras, escribir algo en mi bitácora personal o dibujar, pero hay días que esas fuerzas ocultas que me llevan a la calle con la bici no aparecen con estas otras actividades. Me siento delante de una hoja en blanco y no tengo ganas de escribir.
En estos momentos estoy tratando de intercalar días de salida en bici y otros para escribir y dibujar y parece que poco a poco voy cuadrando algo, pero cuando empiece a hacer frío todo y yo tenga que estudiar, todo cambiará nuevamente y tendré que buscar la manera de organizarme una vez más y buscar ese equilibrio que es constantemente alterado por la vida.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

© Daniel Balaguer