lunes, 12 de febrero de 2018

ESTUDIAR Y TRABAJAR

Hasta hace unos pocos años gran parte de las personas dedicaban unos años para estudiar buscando asegurarse un buen futuro para toda la vida. Otros pasaban cuanto antes a incorporarse al mundo laboral tan pronto como podían para conseguir autonomía económica o porqué no se les daban bien los estudios. Y también hay un grupo como yo, que aunque estudiaron, también trabajaron y no siempre aquello en lo que lo hicieron coincidía con aquello que estudiaron o con lo que realmente querían hacer en su futuro, porque tampoco lo tenían muy claro.
A través del voluntariado, me inicié en el campo social y aquello me gustó; también me inició en la necesidad de hacer uso de la tecnología y poco después por mi mismo fui iniciándome en el mundo creativo. A demás del área social, informática, diseño y literatura son los otros tres campos en los que me siento profundamente interesado. Al retomar los estudios, he empezado por el área social que es la que más vinculada está a mi trabajo actual, pero no descarto estudiar algún día algo más relacionado con esos otros tres intereses personales que he ido aprendiendo por mí mismo.
Aunque estoy llevando bastante bien los estudios, incluso mejor de lo que me esperaba, porque implica empezar a trabajar a las ocho de la mañana y conectar directamente con los estudios hasta poco más de las nueve de la noche, esto ahora también implica mayor sacrificio personal, sobre todo en cuanto a la familia y al ocio se refiere o sobre la posibilidad de implicarse en otras actividades y proyectos.
Fácilmente podría decir que hay una época para estudiar y otra para trabajar, pero el contexto laboral es tan inestable, que a menudo vamos ver la necesidad de seguir formándonos. Y esto será importante si no queremos permanecer fuera del mercado laboral. Y aunque quizá no sea tarea del todo fácil e implique ciertos sacrificios, también puede ser una experiencia maravillosa, conociendo a muchas más personas, aprendiendo con ellas y viendo la posibilidad de crear un futuro diferente al que más o menos podríamos haber imaginado.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

© Daniel Balaguer