jueves, 2 de abril de 2020

HUMILDE, SERVICIAL Y TRABAJADOR

Que me considere una persona muy trabajadora es algo que ya he dicho en alguna ocasión y quienes me han conocido bien, así pueden corroborarlo. Ello no quiere decir que sea de los que se pasan la vida trabajando, pero admito que me gusta trabajar, y más en el ámbito social, hasta el punto que incluso puedo decir que daría mi vida por ello.
Dentro de este campo, nunca me ha importado hacer tareas que estuviesen fuera de mis funciones, tanto por encima como por debajo de mi puesto y siempre las he desempeñado de buen grado poniendo lo mejor de mí, sin esperar ni tan siquiera una palmadita en la espalda. Lo hago porque quiero, me apetece, me gusta ser útil, productivo, aprender y porque soy exigente conmigo mismo. Así he cortado el pelo a otras personas, he pintado paredes, he limpiado culos grandes, he desatascado baños, he colgado cuadros, he dirigido equipos de trabajo, he redactado proyectos, he levantado cocinas, he fregado platos… y he disfrutado haciendo cada una de estas actividades, con humor y tantas ganas como si por ejemplo, de comer chocolate o practicar sexo se tratase (perdón por los puristas).
También he de decir que soy una persona con ciertas convicciones fuertemente arraigadas e igualmente capaz de defenderlas hasta la muerte. Y aunque tenga una autoestima suficientemente alta, no soy de los que se regodean de sus virtudes, logros, estudios, posición social, ni me creo mejor que nadie. No necesito hacerlo. Está claro que escribo lo que me parece y pienso de mí, pero como toda persona, tengo mis cualidades y defectos. Obviamente debo decir que acabo soltando pedos, cagando y tirando de la cadena, todo ello tanto física como mentalmente, con lo cual no creo ser muy diferente de otras personas. Y si se tercia, puestos a cagar, también soy capaz de hacerlo en el campo con el culo al aire.
El hecho de ser muy trabajador, mostrar disponibilidad para hacer cualquier tarea que mis manos o intelecto puedan llevar a cabo, tratando de dar lo mejor de mí a las demás personas y la forma de hacerlo sin buscar méritos o ascensos, ni tan siquiera el reconocimiento de nadie, han hecho merecerme el respeto y la confianza de quienes mi persona y acciones les hayan resultado de utilidad. Esto curiosamente me ha llegado a "empoderar", (utilizando palabras de otras personas) de cara a compañeros/as de trabajo y he vivido en mis carnes los efectos de ciertas rivalidades y recelos. Por suerte, he encontrado consuelo en aquella frase que dice "Cuando haces algo tienes en contra a todos aquellos que hacen lo mismo, a todos aquellos que hacen lo contrario ya todos aquellos que no hacen nada”. Aunque por cierto he de decir que me encontrado a más personas de las que no hacen nada que de las que hacen lo mismo o lo contrario. Y esto quizá es lo que más les incomoda, la comparación, la pasividad propia frente a las ganas de otras personas. Así que, si algo no te nace, no quieres, no sabes o no te apetece hacer, sin más, deja que lo hagan aquellos a quienes no les importa hacerlo, les nace hacerlo o disfrutan con ello.

2 comentarios :

  1. Hola y te olvidas de lo mas importante a mi y otros muchos nos ayudaste a salir de una adicción que es lo peor que te puede pasar para perder el rumbo de tu vida, con tu paciencia, perseverancia, y con la cantidad de positividad que irradias a mi por lo menos hiciste que poco apoco caminara hacia una segunda etapa en mi vida, hoy quiero darte las gracias.
    eres trabajador, paciente con nosotros los enfermos, innovador en ideas para hacer que pasemos las horas formándonos como personas, ayudas con tus talleres de Informática,Deporte, Cocina etc etc etc.
    Sabes hoy estoy haciendo pan casero y una coca dulce como aprendí de ti en AEPA, maravillosos talleres, tienes que perdonarme si discrepo cuando dices que te gustaría que la informática fuese un trabajo para ti pues creo que ni limpiar culos, desatascar fregaderos etc etc. sea donde debes fijar tu tiempo, te necesita mucha gente y te digo que tu vales para eso, las personas en plena rehabilitación no sabemos apreciar la oportunidad de enmendar nuestro erróneo camino pero energúmenos como yo que te conocí cuando por mis ulceras en las piernas no podía caminar conseguir rehabilitarme y llegar donde estoy tenemos que dar fe de tu ayuda y agradecerte tu paso por nuestras vidas.
    Eres genial como persona, trabajador,inventor, manitas, cercano, humano y como persona un 10. y decir alos lectores de estas 4 letras que no tengo ningún parentesco contigo solo quiero expresar mi enorme agradecimiento al tiempo y paciencia que derrochaste conmigo
    GRACIAS Amigo Dani son muchas veces las que digo Dani me enseño esto, nunca pise un huerto, hice labores de un agricultor, limpieza cocina, etc. etc. hasta que tu no pasaste por mi vida
    UN SALUDO AMIGO

    ResponderEliminar
  2. Hola.
    Acabo de leer esto ahora porque últimamente no entro muy a menudo por aquí y hoy iba a publicar una entrada. He de decirte que realmente me han emocionado tus palabras y aunque desconozca quien eres, te agradezco mucho, mucho tu comentario, porque en días de bajón como el de hoy, me anima a seguir trabajando por las personas pese a las dificultades que encuentre por el camino.
    He de decirte que precisamente fue del colectivo de personas con problemas de adicciones donde aprendí mucho de la humildad, entre otras cosas que me hicieron crecer como persona y también me ayudó a deshacerme de algunos de mis prejuicios.
    Considero que toda persona merece oportunidades, comprensión, paciencia, apoyos y sobre todo optimismo y humor. Así, trato de dar a los demás lo mismo que me gustaría recibir, aunque no siempre es fácil y en buena parte todo depende de los ojos con que lo vea la otra persona. Unas aceptan el apoyo con resignación, otras los cogen con gratitud e incluso hay quienes con orgullo lo desprecian porque quizá nos hace quedar ante la otra persona en una posible situación de inferioridad.
    Respecto al comentario que haces al llamar "energ..." a personas que han tenido un problema de adicciones, he de decir que toda persona es igual en dignidad, merece respeto y apoyo en su caminar por la vida. Si no hubiese por ejemplo personas con problemas de adicciones, tampoco serían necesarios esos puestos de trabajo de psicólogos, educadores, administrativos... Así que, al igual que en la naturaleza, cada ser ocupa su lugar para contribuir a establecer el equilibrio del universo.
    Te animo a seguir adelante con ganas, con ilusión, dejando atrás el pasado con la experiencia aprendida para no cometer los mismos errores y caminar así con paso firme y tratar de dar a los demás lo mejor de cada uno de nosotros.

    ResponderEliminar

© Daniel Balaguer