viernes, 27 de febrero de 2015

OXIDADO

Estos días he retomado la escritura de mi última novela tras un año más o menos sin apenas tocar mi portátil. A modo de obligación personal para no estancarme del todo, sólo he estado escribiendo las recetas para mi blog de cocina, pero en realidad eso no es escribir. Ahora, al sentarme ante las páginas de lo que tenía escrito, me siento falto de inspiración; me cuesta continuar, o mejor dicho, arrancar de nuevo. Parece que mi cerebro de escritor se ha oxidado por el abandono en el que lo he tenido todo este tiempo, o quizá por el cansancio que voy arrastrando.
Hoy me he despertado relativamente pronto, como me viene sucediendo últimamente, que llego a adelantar al despertador, pero siento aún el peso del sueño sobre mi cuerpo y su escozor que produce en mis ojos. Aún así, sólo tengo alrededor de una hora antes de ir a trabajar. Todo esto me va a suponer un gran esfuerzo adicional si quiero tener una obra presentable a esa dichosa convocatoria que ha caído nuevamente entre mis manos y que constituye mi reto personal.
Espero que escribir estas líneas, que en realidad he de admitir que me van saliendo bastante fluidas, sirvan para empezar a poner a punto mi maquinaria de escribir.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

© Daniel Balaguer