sábado, 16 de junio de 2018

UN CURSO MÁS O MENOS

Este año ha sido uno de los más intensos de mi vida pero estoy realmente encantado con ello y con mi capacidad para mantener el ritmo. Este curso acaba. Ahora se acerca el verano y aunque me apetece mucho desconectar, sé que también voy a echar de menos a mis compañeros, las profes y las clases.
Ha sido una experiencia realmente emocionante, maravillosa como pocas y ahí han estado mis compañeros a los que doblaba en edad ayudándome para que me sintiera integrado y útil para el grupo. Lo cierto es que me habría gustado mucha más interacción con ellos, pero entre mi timidez, toda la actividad que he ido soportando a lo largo de cada día y mis deseos de acabar para ir a casa y estar con la familia, me han limitado bastante.
He aprendido mucho y he recibido un trato excelente por parte de todos, dentro de un ambiente familiar muy agradable. Retomar estudios a esta edad me ha parecido mucho más útil, productivo y gratificante que hace unos años, cuando prácticamente no sabía qué hacer con mi vida. Ahora ha sido una elección vocacional muy acertada de la que espero sacarle mucho partido. He de decir y repetir que he disfrutado mucho más que cuando estudié hace veinte años, aunque nunca haya parado de hacer cursos diversos. Lo recomiendo enormemente a quien aunque ya tenga unos añitos, pueda plantearse volver a estudiar.
Espero aprovechar el verano y aunque aún no ha arrancado, ya estoy deseando volver a retomar el próximo curso con mis compañeros, que han sido todos sin excepción de lo mejor que he conocido este año.
LEER MÁS...

sábado, 31 de marzo de 2018

VACACIONES

Por fin han llegado las vacaciones, o al menos las estudiantiles, porque por las mañanas sigo trabajando. Llega a durar unos días más el trimestre y… Podría haber cometido alguna locura. ¡Y menos mal que no tengo muchos deberes y trabajos que hacer durante estos doce días de vacaciones! sino…
Si describo la que ha estado siendo mi rutina habitual durante estos meses, debo empezar por la hora a la que me levantaba (y me sigo levantando): las 6:00h de la mañana, aunque algunos días unos minutos más tarde. Solía coger la bici a las 6:15h y hacer cualquiera de las rutas de montaña que conozco durante una hora. A esas horas todo está oscuro y en la montaña sólo se percibe el sobresalto de algún animal adormilado o la mirada de otros siguiendo tus movimientos. Hasta que llegó la época de los primeros exámenes y con ella el invierno. Entonces cambié la bici por estudiar y hacer deberes. Ahora he retomado la bici.
Después me duchaba hacia las 7:30h, me vestía y desayunaba unos cereales o un pequeño bocadillo en diez minutos y salía de casa a las 7:50h para coger el coche e ir a trabajar. Antes iba siempre a pie, pero ahora tengo que coger el coche porque conecto el trabajo directamente con los estudios. A las 8:00h u 8:01h me ponía a trabajar sin pausa y sin intermedio hasta que a las 14:25h me ponía a comer en el trabajo delante del ordenador siguiendo con las últimas tareas del día.
Seguidamente volvía a coger otra vez el coche para recoger a un compañero por el camino, dirigirnos a clase y entrar a las 15:15. Empalmaba una asignatura tras otra hasta las 21:10h, hora a la que dejaba atrás mi jornada estudiantil para volver a casa. Llegaba sobre las 21:50h.
Cuando llegaba a casa, entraba ya con un hambre que me comía hasta el marco de la puerta. Cenaba rápido mientras los niños correteaban a mi alrededor y después nos poníamos a lavarnos los dientes y notaba ya como los ojos desconectaban. Algunas veces leía un pequeño cuento o revisaba algunas tareas escolares. Hacia las 23:00h o 23:10h, procuraba estar ya en la cama, mi mujer con un niño y yo con otro, o a veces durmiendo solo. Ya con la luz apagada, me quedaba frito hasta que la alarma del móvil me volvía a sonar a las 6:00h de la mañana o me despertaba antes alguno de los peques por una calentura, un vómito o una fuga de pis. Y otro día más por empezar con idéntico ritmo.
Los fines de semana me levantaba un poco más tarde. Alrededor de las 7:00h. Si se terciaba y mi mujer no salía a caminar o a dar una vuelta en bici, nos dedicábamos unos minutos a la vida de pareja, sin tardar en escuchar un “mami” aproximadamente hacia las 8:00h. Haz deberes. Desayuna. Batallón de limpieza de dientes. Lucha para vestirse. Salida al parque hacia las 12:00h. Visita de seguimiento para completar mi jornada laboral y guardia por si hay incidentes, sábados, domingos y festivos ininterrumpidamente hasta las vacaciones de verano.
Regreso a casa hacia las 14:00h. Preparación de comida. Intento de siesta hacia las 16:00h. Continuar deberes y estudios. Paseo por la ciudad o película en la tele. Cena hacia las 21:30. Recogida de la cocina mientras los peques ven algunos dibujos. Escaramuza con la limpieza de los dientes hacia las 22:45h y vuelta a la cama.
Ahora por fin han llegado esas medias vacaciones, porque sólo trabajo por las mañanas y por la tarde… Lo que surja, pueda, me dejen o tenga que hacer, pero no esperéis mucho más de mí.
LEER MÁS...

lunes, 12 de febrero de 2018

ESTUDIAR Y TRABAJAR

Hasta hace unos pocos años gran parte de las personas dedicaban unos años para estudiar buscando asegurarse un buen futuro para toda la vida. Otros pasaban cuanto antes a incorporarse al mundo laboral tan pronto como podían para conseguir autonomía económica o porqué no se les daban bien los estudios. Y también hay un grupo como yo, que aunque estudiaron, también trabajaron y no siempre aquello en lo que lo hicieron coincidía con aquello que estudiaron o con lo que realmente querían hacer en su futuro, porque tampoco lo tenían muy claro.
A través del voluntariado, me inicié en el campo social y aquello me gustó; también me inició en la necesidad de hacer uso de la tecnología y poco después por mi mismo fui iniciándome en el mundo creativo. A demás del área social, informática, diseño y literatura son los otros tres campos en los que me siento profundamente interesado. Al retomar los estudios, he empezado por el área social que es la que más vinculada está a mi trabajo actual, pero no descarto estudiar algún día algo más relacionado con esos otros tres intereses personales que he ido aprendiendo por mí mismo.
Aunque estoy llevando bastante bien los estudios, incluso mejor de lo que me esperaba, porque implica empezar a trabajar a las ocho de la mañana y conectar directamente con los estudios hasta poco más de las nueve de la noche, esto ahora también implica mayor sacrificio personal, sobre todo en cuanto a la familia y al ocio se refiere o sobre la posibilidad de implicarse en otras actividades y proyectos.
Fácilmente podría decir que hay una época para estudiar y otra para trabajar, pero el contexto laboral es tan inestable, que a menudo vamos ver la necesidad de seguir formándonos. Y esto será importante si no queremos permanecer fuera del mercado laboral. Y aunque quizá no sea tarea del todo fácil e implique ciertos sacrificios, también puede ser una experiencia maravillosa, conociendo a muchas más personas, aprendiendo con ellas y viendo la posibilidad de crear un futuro diferente al que más o menos podríamos haber imaginado.
LEER MÁS...

lunes, 5 de febrero de 2018

FUERA DE SERVICIO

Actualmente, además de trabajar, también estoy estudiando, por lo que no dispongo de tiempo para actualizar esta bitácora. Tal vez publique alguna entrada si dispongo de tiempo para ello, pero lo más probable es que durante una larga temporada se mantenga completamente inactiva.
Si desean contactar conmigo, pueden utilizar el formulario de contacto disponible, que me llega al correo y es lo único que veo a diario, porque lo cierto es que por las redes sociales deambularé menos que nada y puedo tardar bastante en contestar o en leer los mensajes que puedan llegar por estas vías.
LEER MÁS...

lunes, 1 de enero de 2018

A VERY HUNGRY WOLF



NÚMERO DE PÁGINAS:
28
TAMAÑO:
24x21cm
IDIOMA:
Inglés
DESCRIPCIÓN:
Cuento infantil ilustrado. Particular adaptación del tradicional cuento de Caperucita Roja. Para edades de 3-6 años.
PUEDES CONSEGUIRLO EN ESTOS ENLACES:


PRECIO
  • Papel, tapa blanda
Amazon
No disponible
CreateSpace
No disponible
  • Libro electrónico
Kindle
No disponible
Google Play
1,75€
SINOPSIS:
Un lobo hambriento vive allá lejos en unas montañas que han sido devastadas por los incendios. Buscando comida, decide marchar a la ciudad y por el camino se encuentra con una niña que busca flores para una actividad del colegio, pero el cuento ha cambiado mucho y tiene un mensaje importante que darnos.

*El número de páginas corresponde a la edición en papel y puede variar en los libros electrónicos
*Los precios pueden variar en función del cambio de divisa
LEER MÁS...

© Daniel Balaguer